Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
  • Banneroctavoaniversariolaotraplana
Jueves, 15 Octubre 2020 10:26

Perduran las cenizas de incendios en Australia

Valora este artículo
(0 votos)

Redacción/La Otra Plana.com.mx 

La primavera que comenzó en Australia el mes pasado revivió el recuerdo de la ola de incendios que arrasó con más de 10 millones de hectáreas, casi la superficie total del estado de Oaxaca.

El fuego provocó la muerte de más 1.2 millones de animales, entre canguros, koalas y cacatúas, así como la devastación de miles de hogares y negocios.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la crisis climática no causa los incendios forestales, pero sí los hace cada vez más intensos y frecuentes.

Por eso, es necesario reducir la emisión de gases de efecto invernadero para detener el avance del calentamiento global y sus consecuencias mortales para el ser humano y la naturaleza.

Actualmente, la población aún teme que ante el clima seco y las temperaturas cada vez más extremas, se vaya a presentar una temporada de incendios tan poderosa como la del año pasado.

El fuego comenzó en junio de 2019, y se prolongó hasta mayo de este año, fomentado por el intenso calor y la sequía prolongada.

Los bosques que alguna vez fueron verdes y frondosos, ahora lucen sin vegetación, con árboles muertos y ausencia de ejemplares de vida silvestre.

Blanca Ochoa, ciudadana venezolana que vive en Australia, divulgó un video que grabó mientras circulaba por una carretera a lado de un bosque.

La cinta exhibe que todavía se pueden observar los daños que dejó el fuego, cientos de árboles quemados sin follaje.

Para los que se preguntan cómo se ve actualmente uno de los bosques afectados por los incendios en Australia, casi nueve meses después”, escribió en su cuenta de Twitter.

Fuente:Excélsior

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana