Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Martes, 05 Enero 2021 09:42

Alma Muriel, una gran actriz de teatro

Valora este artículo
(0 votos)

 

Séptimo aniversario de su adiós. De mi libro ‘Historias de Actores’, te comparto este vivo recuerdo

 

Raúl Adalid Sainz

"Vamos a comprarle un pastel y una caja de refrescos a Alma, hoy es su cumpleaños", así dijimos mis compañeros de camerino, Raúl Zúñiga QEPD, Juan Moran y yo. Era doble función de "Tartufo", de Moliere, en el "Teatro Hidalgo". La intención era halagar a "Dorina" (nombre del personaje que encarnó maravillosamente.) 

 

Sí, era el onomástico de Alma Muriel. La queríamos y admirábamos. Éramos unos pubertos (yo de veinte años) que compartíamos escenario con una gran actriz. Alma lo agradeció y nos invitó a la celebración de su cumpleaños en un lugar maravilloso: "Los Infiernos", de música anfroantillana. 

Aquel nocturno de Insurgentes Sur con un diablo rojo entre llamas a la entrada. Sitio de embrujo. Esa noche compartimos de lo lindo. Lo veo y lo recuerdo. Vislumbro en la oscuridad a: Sergio Corona, Claudio Obregón QEPD, Luis Couturier, Antonio Ruiz, Norma Lazareno, Viridiana Alatriste QEPD, "El Chicken", secretario de Sergio, Jorge Monter, Rafael Robles. 

Aún me parece ver a Alma en el escenario. Enmarcada en aquella escenografía monumental del talentoso David Antón QEPD. Con esa energía felina, ella toda de blanco, con esa voz potente, con el matiz provocado por su amplio registro emocional. Con ese aire de diva de otros tiempos. Bello recuerdo a una actriz que era una gran profesional, talento y temperamento. QEPD Alma.

Debo confesar que cuando la vi por primera vez en el vestíbulo del "Teatro Hidalgo", lugar de las representaciones de la obra, quedé impresionado. José Luis Ibáñez, director de la obra me la presentó, y le dijo: "Mira él va ser una de tus movidas", al no saber cuál iba ser mi rol aún en la obra, le dije: "No, yo no sé nada", ella clavó sus ojos en mi como riéndose y me dijo: "Nadie sabemos nada". Alma era imponente. Su presencia primera era inolvidable.

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de este México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana