Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Martes, 15 Septiembre 2020 09:06

Jesús Aviña, en los sonidos de su voz se refleja su grandeza de alma

Valora este artículo
(1 Votar)

 

 

(Tan sólo este In Memoriam)

 

Raúl Adalid Sainz

Hay gente que es buena y vale la pena siempre ennoblecerla. Hay gente que es clara de alma y esos cantos no se escuchan fácilmente.

Así tengo conceptuado a ese gran ser humano llamado: Jesús Aviña Oteo.

 

Lo conocí allá por 1993. Fui a vivir un exilio voluntario a mi Laguna. Empecé a trabajar como locutor de comerciales y en esos avatares, conocí a un hombre de grave voz bien templada. Los tonos que un viejo amigo locutor decía: "Esos son los tonos caros", se refería a que a esas voces se les pagaba muy bien en la publicidad; tienen muy buen registro. 

Mi conocimiento al buen Chuy fue en el estudio de grabación de la querida Blanca Russek, "Syncro Audio", ese cálido estudio de la entrañable colonia Torreón Jardín. Ahí llegaba a platicar con Chuy, porque o él salía de grabar o yo iba a entrar o viceversa. El caso es que a veces charlábamos. Recuerdo que hablábamos de aquel memorable Santos de Galindo, de Apud y de Adomaitis o bien del bien llamado, "Unión Laguna", de baseball. 

Si mal no recuerdo Chuy decía que ahí en el beis, como se le dice en la comarca, él se relajaba a todo dar. "Con un buen lonche y viendo el verde césped a todo dices que sí". Se refería a los pedimentos que tu mujer te puede hacer, en cuanto a gastos de la casa o de cualquier índole. Gran sentido del humor de Chuy.

Hace muchos años estando Chuy laborando como actor de doblaje y locutor aquí en la Ciudad de México, me dijo: "En aquellos años Raúl, tu y yo nos repartíamos el pastel de la locución comercial en Torreón". Fue bonito oírlo, pero lo que más me gusto, es que siendo competidores, nunca sentimos envidia porque a uno le fuera mejor. Esa relación noble con Chuy es maravillosa, te hace sentir libre, pleno. El problema del ser humano es el ego mal templado y en ese sentido, Jesús Aviña, es un ser que conlleva a la armonía, al verbo dar, al ser en lindo flujo de vida.

Siempre lo percibí así. No se diga en aquella boda acapulqueña del buen Jorge de Los Reyes, donde el buen Chuy se prodigó en cariño por la banda lagunera que fue a aquel entrañable bodorrio.

Qué decir de aquel par de discadas que Chuy preparó acá en el DF, para aquellas finales perdidas de Santos ante Toluca y Monterrey. Llegamos a la conclusión que las discadas de Chuy habían traído la sal a nuestros guerreros y para aquel infausto penal ejecutado por Vuoso de cuya memoria no me quiero acordar.

Recuerdo también una noche de Karaoke bohemio en el Restaurant "Novos" de Jorgito de los Reyes; cantando con Chuy "Maracas". Él hizo la voz de Alberto Vázquez por supuesto. Cómo olvidar que tres horas antes, en mi última presentación teatral en Torreón en 2013, fuiste al Teatro Nazas nada más a desearme lo mejor. Esas cosas pocas veces se ven.

En todos esos encuentros pude apreciar la bonhomía de Chuy. Siempre con una sonrisa en las fotos. Prodigando cariño a sus amigos. Derritiéndose de amor por sus hijos y por su linda pareja sentimental. Así que hoy quise escribir de Chuy. Porque en esta vida se ven ya poco a los buenos seres humanos y a esas almas hay que prodigarlas. Hay que homenajearlas porque son únicas y necesarias.

Gracias Chuy por existir. Por tu enorme capacidad de ser. Levanto mis mejores deseos por el restablecimiento de tu salud de guerrero.

Los escenarios te esperan, porque no olvidar que amén de todo, el buen Chuy practica con amor el arte actoral. Y ahí está esa luz de gas en espera que la vuelvas a encender.

Espero que estas letras sean un bálsamo de aliento en tu ya recuperada salud.

Pd: Yo conocí a un gran ser humano. Ayer se celebró el día del locutor y la voz y el recuerdo de Chuy circundaron los aires de este gran Tenochtitlan que el buen Jesús tanto quiso. Un abrazo a los infinitos donde seguramente él está divirtiéndose con un micrófono. El escrito fue hecho un 15 de septiembre de 2016, Chuy aún estaba en este mundo terreno y pudo conocer este sentimiento dedicado a su ser.

 

Con profundo afecto: Raúl Adalid Sainz en algún lugar de este México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana