Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Jueves, 30 Julio 2020 11:51

EL PROFETA MIMÍ

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

(IGNACIO LÓPEZ TARSO, ESE GRAN SEÑOR ACTOR)

 

Raúl Adalid Sainz

Hace muchísimos años teniendo catorce o quince años vi esta película en San Luis Potosí, aún recuerdo el cine: "Avenida". Nunca volví a ver "El Profeta Mimí", de José "Perro" Estrada. Pero siempre se me quedó la imagen de López Tarso pelado al rape y matando en la noche prostitutas. 

 

Así que era una asignatura pendiente dentro de este gran gusto que guardo por el cine mexicano hecho en los setentas. Ayer la vi, como se debe ver esta cinta, de noche. Las imágenes del recuerdo cobraron sentido nuevo, consciente. 

Esos maquillajes grotescos, de payasos decadentes y dolientes adquieren una dimensión estilística: el proponer un estilo fellinesco en las prostis nocturnas. Son además el espejo deformante, así las ve Mimí en su subconsciente. José Estrada, el director y guionista, hace una recreación de vida diurna y nocturna del centro de la Ciudad de México, en especial a los rumbos de Santo Domingo. 

Los callejones y vecindades (espléndidas locaciones) fueron filmados en la Colonia Guerrero. El fanatismo, el trauma de Ángel Peñafiel (Mimí), cobra venganza, al recordar éste a aquella prostituta que su padre borracho lleva a su propia casa para reclamarle a la esposa su beatería. Aquel incidente macabro marca a Mimí. En las noches éste mata a las mujeres de la noche. Siente además que las redime del dolor. 

La anécdota es ésta, pero su desarrollo cinematográfico es mucho más. La cinta detalla la vida de Mimí, un escribano público y generoso, hombre maduro, con cierto retraso mental que vive con su madre. El tic-tac del barrio marca los pasos: la ley de los padrotes, de charlatanes religiosos protestantes, la vida en la vecindad, donde Mimí ve a la secretaria Rosa (Ana Martin) como su amor platónico. 

Hay un tono de luz, de estilo para filmar tanto de día como de noche, el vestuario y el maquillaje juegan un papel preponderante. El trabajo de Daniel López, el fotógrafo, destaca en la estilística narrativa para contar la historia.

Pero el plus sin duda es la actuación de Ignacio López Tarso y su retrato de este asesino serial fanatizado. Su caracterización física es excepcional, su modo de andar, de vestirse, su corte de pelo al estilo militar, su pensar y sentir revelados en su manera de ver. Con el corte de pelo diseñado para el personaje, sus rasgos fuertes resaltan ante la cámara. Su modo de hablar es llano, sin enfatizar, como en muchos de sus personajes, aquí es casi lacónico.

Sus marcos conductuales y axiológicos se muestran en detalles. Eso vuelve a su actuación sutil y de una contundente verosimilitud. Nominado al Ariel por este personaje en 1974, no consiguió la estatuilla. No sé quién hubiera estado mejor para ganarle. Al final de cuentas eso es subjetivo. 

Su interpretación es ya una huella indeleble en nuestra cinematografía. Hay estupendas actuaciones en esta película: Carmen Montejo está soberbia en su prostituta dolida y decadente. 

Ana Martin, muy bella en esos tiempos, ofreciendo muchos matices, está la presencia de Ofelia Guilmain, caracterizando e interpretando más edad, quizá ese fue un error de casting, pero no es nada grave, su solvente oficio la saca a flote; Ernesto Gómez Cruz, espléndido en su charlatán padre Mackenzie admirador de los gringos y sus credos religiosos. 

El final de la cinta es patético. Causa una sensación extraña de dolor, humor y conmiseración. Mimí enloquecido recita obsesivo por las calles nocturnas del centro, sentencias fanáticas religiosas mal entendidas. Un amor odio que revuela lacerante en su cabeza. "El amor se parece a la muerte", no falta quien le grita, "Qué buena mota". 

En ese andar perdido de locura ve a su amor platónico Rosita (Ana Martin) vestida y convertida en güila y se la carga al compás de su letanía religiosa para darle paz. Sólo vemos en la toma, de fondo, el hoy cerrado por los tiempos "Cine Mariscala" de Eje Central. La película se estrenó un marzo de 1974 en el cine "Real Cinema", con cinco semanas de duración. Un gran trabajo de dirección de José Estrada. Y para cerrar este viaje de recuerdo cinematográfico sólo puedo decir: Don Ignacio López Tarso: ¡qué buen actor es usted! 

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México-Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana