Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Domingo, 26 Julio 2020 21:52

El Teatro volvió a rugir con la potencia de un león Destacado

Valora este artículo
(3 votos)

 

(Representación de " Los Persas" de Esquilo en el antiguo "Teatro de Epidauro")

 

Raúl Adalid Sainz

La antigua Grecia, su teatro, su Esquilo, nos hizo cimbrar con la representación de la tragedia más antigua que existe: "Los Persas", de Esquilo. La escenificación fue ayer en el viejo "Teatro de Epidauro". La Compañía Nacional de Teatro en Grecia fue la encargada de representar la tragedia. En plena pandemia el grito liberador del teatro, el arte de la vida humana, celebró su reunión a teatro lleno. Doce mil espectadores. A la usanza de las viejas representaciones en la antigua Grecia.

 

A 2500 años de la Batalla de Salamina entre griegos y persas, la tragedia conmemora el hecho. "Los Persas", de Esquilo, habla del conflicto bélico, pero en especial centra su mirada en el drama sufrido por los persas al perder la batalla. La tragedia es el lamento del pueblo, de la reina Atosa, del fantasma, el gran Darío y del rey y guerrero Xerxes.

Una puesta nocturna maravillosa celebrada ayer, 25 de Julio del 2020, a las ocho de la noche tiempo de Grecia. El coro, al fondo de la orkestra (del escenario) comenzó el lamento. Los viejos nobles persas presintiendo la derrota, la reina Atosa, esperando noticias de la batalla, el mensajero que en gran actuación por el actor, cuenta los acontecimientos crueles de la derrota, su energía en el escenario era deslumbrante, el dolor de la reina al recibir la derrota la hace clamar la presencia de su esposo muerto, el gran conquistador Darío, el fantasma aparece contando el porqué del desastre. El pecado de hybris (soberbia) de Xerxes fue la causa de la derrota. Los atenienses no fueron los verdugos fueron los dioses quienes dieron el triunfo a los griegos. Finalmente Xerxes aparece en reconocimiento dolido y humilde de su adversidad.

Esquilo toma lugar, pone su mirada en el alma derrotada y humillada de los persas, lo hace en la más auténtica posición de la solidaridad humana. El efecto conseguido es la conmiseración por parte del espectador. La derrota, el lamento de los persas, es un espejo doliente para el público. Un terror no deseable ante la adversidad. La ira de los dioses ante la soberbia humana.

Algo parecido a lo que vivimos actualmente. Raza humana castigada por su altanería ante el cosmos, ante el orden moral de vida. La selección de "Los Persas", fue un acierto por parte de la Compañía de Teatro de Grecia. La pequeñez humana ante la potencia de la adversidad. Del dolor.

¡Cómo recordé a mi maestro de teatro griego en la carrera de Literatura Dramática y Teatro!, el gran Néstor López Aldeco. Su pasión al explicarnos lo que eran las tragedias teatrales griegas las vi presentes con el montaje contemporáneo. Lo que antes era recreación imaginativa, fue contundencia presente. Que energía creativa de imágenes, de despliegue estético corporal por parte de los actores. La escena sin elementos escenográficos; todo creado con la potencia de suscitaciones narradas por el decir vocal y corporal de los actores. Lográndose el elemento fundamental de una tragedia: la catarsis, la conmiseración, el sentir la pequeñez del hombre ante la furia de los dioses.

La noche alumbrada en el semicírculo del "Teatro de Epidauro" griego era el asombro ante la grandeza ritual del teatro. Es el origen de todo. El mirador, el teatro, ese lugar donde se ve el acontecer de la vida de los hombres. Los griegos y su cultura todo lo dijeron. Nosotros los subsecuentes sólo somos decidores de lo ya contado en origen.

Sí, ayer el teatro en Epidauro, Grecia, volvió a cantar con toda la fuerza de Dionisos. Con el rugido de quien está más vivo que nunca.

¡ Viva el Teatro!

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana