Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Jueves, 23 Julio 2020 21:29

SERIES Destacado

Valora este artículo
(2 votos)

 

 

EL RETO DEL BESO

Justo en el momento preciso, en que el tema de las epidemias, virus y contagios son el pan nuestro de cada día, aparece en Netflix una serie brasileña que juega de manera entretenida a mezclar los ingredientes perfectos para generar conversaciones y suposiciones. Su primera temporada de apenas seis capítulos, ahonda en temáticas que ya son característicos en el gigante del streaming: un misterio, algo de sexualidad, alusiones directas a las enfermedades de transmisión sexual y mucho morbo en el ambiente. Con un título original preciso -Boca a Boca- fue (mal) bautizada como El Reto del Beso y debe ser vista en una sesión maratónica, sobre todo porque no defrauda en el entretenimiento y saca buen provecho de algunos temas que son propios de esa edad en que los jóvenes comienzan a asumir la adultez

Víctor Bórquez Núñez

BÉSAME, BÉSAME MUCHO

Un gran número de las series para adolescentes de Netflix se venden solas, gracias a un combinado perfecto de temas que están en el aire, bien escogidos son atractivos para los espectadores y sirven para discusiones nocturnas acompañado con un buen trago.

 

Si revisamos, hay series clave que han sabido referirse de modo provocativo a esos temas que son inevitables: el suicidio y el bullying en “Por trece razones”, la homosexualidad y la competencia en “Elite” o la prostitución juvenil en “Baby” Por trece razones lo hizo con el suicidio y Baby con la prostitución son ejemplos precisos de cómo los guionistas están atentos a aquellas problemáticas reales y que no siempre se pueden depositar debajo de la alfombra.

Cuando ya hay una generación completa dispuesta a ver estos temas en formato de serie juvenil, aparece en plena pandemia “El Reto del Beso”, producto brasileño cuyo título original de “Boca a Boca” es mucho más directo, preciso y provocativo en el terreno de lo que expone, aportando con una gran cantidad de rostros y estilos de actuación que se agradecen, siguiendo ese patrón de belleza algo prototípica con cuerpos bien esculpidos y un magnetismo que se siente en el aire. Ese grupo es el protagónico de esta serie que, en su breve primera temporada, se adentra en el misterio de un virus que se propaga a través del beso y que implica una mutación terrible en el físico de quien lo porta.

Como se trata de un grupo de adolescentes que estudian en una escuela veterinaria en la localidad de Progreso, en el Brasil actual, todas las fases de esta extraña y peligrosa propagación de la enfermedad a través de los besos, tiene un caldo de cultivo propicio para que todos los chiquillos anden con sus hormonas revueltas, buscando y entregando sexo incluso en una camioneta, en pleno bosque y todas las etapas de esta situación quede registrada de modo obsesivo a través de la utilización de los celulares y las redes sociales.

La serie despega cuando nos enteramos de que ha habido una extraña fiesta en el bosque en donde casi todos se descontrolaron y tuvieron al menos una relación cercana a través del beso. Eso ocurrió un viernes, Ya para el lunes, aparece la primera contagiada, Bel, y de ahí en adelante las cosas se escapan de control, todos empiezan a rememorar con quién estuvo y qué posibilidad concreta existe de que se haya contagiado con ese virus que parte como una mancha oscura en los labios y abarca paulatinamente el resto del cuerpo, hasta dejar en estado catatónico a quien lo posee.

Puntos en contra de la serie en su generalidad, radica en que ciertos temas muy potentes -la relación de un capataz con un chico de 17 años- no alcanzan el calado dramático que debieran tener, porque no profundizan en aspectos que darían para varios capítulos, como la diferencia social, la dependencia sexual de uno respecto del otro o el homoerotismo en ambientes machistas como es el mundo ganadero carioca.

A favor, el modo inteligente en que crean una metáfora respecto de la emergencia sanitaria del coronavirus que, aun cuando no haya sido planteado de manera premeditada, es fascinante la manera en que conecta su argumento, donde se alude a las ETS y a los contactos furtivos, con la pandemia global.

Eso sí, la serie no plantea reflexiones ni cuestiona el estado actual mundial, es un producto bien planteado como entretenimiento que alcanza otras alturas gracias a su tema, a una galería excelente de actores (el trío protagonista es uno de los mejores delineados hace harto tiempo) y a un fascinante coctel de emociones donde el sexo, las redes sociales, el amor y el placer se mezclan con rituales, fiestas ilegales y muchísimo morbo.

Con esta nueva serie, y a pesar de una fuerte competencia, Netflix sigue cosechando éxitos y estando en la cresta de la ola, cosechando público que gusta de los riesgos que asumen y de las polémicas que se desatan de vez en cuando, como sucedió recientemente con "365 días" la película que todos vieron como una versión de “50 sombras de Grey”, duramente criticada por un argumento machista y con poco o nada sintonía con los discursos feministas de hoy.

BESOS, VIRUS, SEXO

“El Reto del Beso” llega directamente desde Brasil, ambientada en un pueblo ganadero carioca, cuenta cómo un grupo de jóvenes se contagian de una extraña enfermedad al besarse en una fiesta clandestina. Una de las chicas infectadas es Bel, la que amanece el lunes con sus labios morados, debiendo ser traslada al hospital en donde fallece.

Con esto parte la serie y a medida que sus amigos tratan de averiguar qué hacer y cómo detener la propagación del extraño virus, otros chicos van cayendo en medio del estupor de sus padres y profesores. A medida que van avanzando en la investigación, cada uno de ellos deberá asumir otros asuntos igualmente importantes, en un pueblo marcadamente machista y con fuerte desigualdad de clases: descubrir la identidad sexual, el amor o tratar de buscar la vocación.

El creador de esta serie es Esmir Filho, plantea esta serie como una metáfora de la vida de los adolescentes en una estricta sociedad, que actúa como reflejo de lo que sucede en el resto de la sociedad. La enfermedad es el gatillante para desenmascarar secretos muy bien guardados en el pueblo y el impulso para que algunos de ellos descubran y acepten su homosexualidad, con todo el riesgo que esto significa, sobre todo por la diferencia de edades, de clase social y de posibilidades de asumirla de cara al desprecio y a los prejuicios.

Espejo o no de la sociedad actual, la serie entretiene y seduce en sus seis capítulos que dura la primera temporada, quedando abierta la puerta para que este microcosmos siga entregando inquietudes y provocaciones.

‘El Reto del Beso’ está disponible en Netflix.

 

@VictorBorquez

Periodista, escritor y Doctor en Proyectos de Comunicación

 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana