Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Domingo, 15 Marzo 2020 20:01

BLOODSHOT

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Una muy amena película sobre un soldado manipulado genéticamente y que es rescatado de la muerte para extraños y oscuros designios del malvado de turno. Si el espectador busca solo espectáculo y entretenimiento, ésta es una receta ideal, porque es un vehículo diseñado a la medida del actor (y acá productor también) Vin Diesel en la primera incursión de Sony Pictures en el mundo de los superhéroes

Víctor Bórquez Núñez

La industria del cine en la actualidad se encuentra dominada por una cantidad tan grande de superhéroes que, indudablemente, todos los grandes estudios aspiran a crear una franquicia tan o más exitosa que las de los estudios Marvel o DC. Por eso entró a la batalla Sony Pictures con la versión para la pantalla grande de “Bloodshot”, de Valiant Comics, con Vin Diesel como protagonista. 

 

¿De qué se trata este filme? Primero, hay que saber que está basado en las historietas de Kevin Van Hook, Don Perlin y Bob Layton, que refieren la historia de un ex soldado, modificado genéticamente tras su muerte en una misión, de la que revive gracias a que se le inyectan millones de nanobots en su sangre, lo que origina que su cuerpo tenga la poderosa facultad de regeneración inmediata y pueda, por tanto, alterar su forma. Pero algo sucede, porque su memoria es borrada y el héroe deberá luchar de alguna manera por conocer qué es en realidad la realidad y qué es la simulación de su pasado y, por supuesto, vengarse de quienes lo transformaron en eso y mataron a su esposa.

En estricto rigor, la historia no es muy original, porque es un tema que hemos visto en muchísimas películas que mezclan los deseos de un científico algo enloquecido con la batalla por crear un soldado perfecto, capaz de llevar a cabo cualquier misión con la habilidad de un computador de última generación.

Por eso, a pesar de que su historia resulte algo conocida y sumamente genérica, la película saca el mejor provecho de la trama, se la juega con un guion claramente evocador de ese cine de acción que marcó un hito en las décadas de 1980 y 1990, partiendo por cintas como “Robocop” o “Soldado Universal” que se fundamentaban en premisas similares.

Desde luego que “Bloodshot” no aspira a tener la reflexión de un filme como “Batman, el Caballero de la Noche”, ni menos la potencia estética y temática de “Guasón”. Pero sí pretende entretener de manera noble y con elementos concretos, sin irse por caminos laterales y apuntando siempre a un centro: la manipulación genética y la capacidad de la ciencia para crear y destruir al mismo tiempo.

Debemos reconocer que la industria Sony Pictures tomó un serio riesgo: llevar a la pantalla grande un cómic para nada conocido, excepto por los fanáticos, y enfrentarse de lleno con las múltiples adaptaciones de Marvel y DC, dejando en claro que de vez en cuando lo diferente no está mal. 

“Bloodshot” está dirigida por el debutante Dave Wilson, con un guión de Eric Heisserer, creador nada menos que del guion de esa obra notable que es “La Llegada”, lo que da de inmediato una cuota de interés en su relato. El filme cuenta con las actuaciones de Guy Pearce, Eiza González, Talulah Riley y Toby Kebbell, entre otros.

Comparada con las películas de superhéroes que están en todos lados, este filme se para bien gracias a su humildad: se asume como un vehículo para generar entretención sin ambiciones mayores y lo logra plenamente, superando incluso la media y entregando una secuencia de batalla en el exterior de un edificio que nada tiene que envidiarles a películas de mayores laureles.

Contribuye a esto que “Bloodshot” no niega –y al contrario, lo exacerba- su apego a las recetas de películas ochenteras de la denominada serie B que, hoy, son clásicos. Es una muy buena película de acción con la estética ciberpunk, que enarbola nuevamente la crítica a esos poderosos conglomerados tecnológicos, de los que nunca sabemos si pertenecen al ejército o a alguna mafia encubierta y que tiene a cuatro héroes daños en su cuerpo y en su mente, todos ellos manipulados por un inescrupuloso científico que aspira a generar el arma perfecta y definitiva para venderla al mejor postor.

Si el espectador quiere entretención, escapar del tedio, olvidarse de los problemas por casi dos horas, ésta es una receta perfecta. Pedirle más sería un exceso, aun cuando no deja de ser un excelente inicio de lo que muy probablemente sea una saga que, vaya uno a saber, puede llegar a ser película de culto en cincuenta años más.

@VictorBorquez

Periodista, escritor y Doctor en Proyectos de Comunicación

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana