Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Miércoles, 05 Febrero 2020 12:25

¿Una película pierde su esencia artística llevada al doblaje?

Valora este artículo
(0 votos)

 

Raúl Adalid Sainz

Yo aún me pregunto qué hubiera sido de "Vito Corleone", Marlon Brando, doblado al español ¿Cómo hubiéramos escuchado el magnífico trabajo actoral de De Niro hablando italiano cuando el siciliano Corleone llega jovencito a Nueva York? De Niro estudió el habla de Marlon Brando en su italiano e inglés para caracterizar la oralidad del personaje y llevarlo al Padrino 2.

 

¿Cómo hubiéramos recibido los grandes trabajos interpretativos de Pacino, de Diane Keaton, de Robert Duval, de James Caan, de John Cazale, de toda esa sinfonía vocal que fueron los tres padrinos de Coppola?

¿Mike Rourke, sería el mismo doblado en su ambigüedad de "Rumble Fish", en su confusión en "Angel Heart", en su sensualidad en Nueve Semanas y Media, en su alcoholismo en "Barfly", recreando a Bukowski?

El gran trabajo de pensamiento traducido a la emoción vocal no sería ni remotamente lo mismo en las grandes interpretaciones de Meryl Streep. Pienso en la "Decisión de Sophie", su gran trabajo de caracterización vocal en "El Diablo Viste a la Moda", y toda su variedad de personajes donde su voz la transforma. Una transmisión del ser interpretado.

¿Soportaríamos ver " Cinema Paradiso" doblada? Su magia, entre otras cosas, está en ese color de voces del folclor de vida italiano. "Totó" y "Alfredo" tienen que oírse en italiano.

¿Qué sería oír a Mastroianni y a la Loren doblados en una "Jornada Particular"? O el dejar de escuchar la picardía de Marcello en "La Dolce Vita" de Fellini.

¿Cómo dejar de escuchar la nasal voz de Brando en "Paul" en "Último Tango en París"? O la gangosa voz de "Rick", Humphrey Bogart, diciendo "Play it again", al negro pianista en "Casa Blanca".

¿Sería Jack Nicholson el mismo doblado para El Resplandor, China Town, La Fuerza del Cariño o en su célebre Atrapados sin Salida?

No imagino a Toshiro Mifune doblado en "Los Siete Samurais". O a Guilietta Masina en "Noches de Cabiria" o en "La Strada" de Fellini.

¿Se podría mutilar el acento griego de Anthony Queen en "Zorba el Griego"? ¿Podríamos disfrutar "El Bueno, El Malo y El Feo", llevados al español? Sería lo mismo escuchar a Eli Wallach gritando a Clint Eastwood: "Blondie, you know what you are... you are a son of a bitch”.

¿Podríamos perdernos el gran trabajo de caracterización vocal de Joaquín Phoenix en "Joker"? Sería igual "Parasite", doblada al español. Oiríamos tan bien a Di Caprio y a Pitt en sus buenas interpretaciones en

"Érase una Vez en Hollywood”.

La lista de actrices y actores sería innumerable.

A qué se va con este recuento. A que doblar mutila la obra artística por más bien que esté. Es una cirugía plástica que transgrede la esencia original. Los actores piensan en imágenes en su idioma. Los personajes nacen de sus guionistas en su lengua original. El actor verbaliza de acuerdo a su pensamiento. El color de la voz lleva en sí pensamiento y emoción. Es un papel de calca que transparenta mundos.

El doblaje es una especie de censura. Mutila el universo creativo de un director, de un guionista, de un actor. Grandes actrices y actores le han dado coloratura característica a sus personajes por medio de la voz.

Sé que a mucha gente le beneficia el doblar por problemas de visión o simplemente por no estar acostumbrado al subtitulaje. Pienso también en la gente de la tercera edad. Ahora bien, la medida de instaurar el doblaje a cualquier película extranjera en México traerá más trabajo a la empresa doblista. Eso está por descontado. Esto exigirá una mayor preparación para los actores de doblaje. Pero sabemos los modos de trabajar en México. A las carreras. Lo bueno es que deberán prevalecer salas donde podremos disfrutar las películas en su concepción original.

Nunca olvidaré una película de John Wayne doblada al español por españoles, donde el célebre vaquero gringo le decía a otro cowboy que apresaba: " ala venga...ahora sí te llegó tu hora".

 

Raúl Adalid Sainz en algún lugar de México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana