Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Viernes, 03 Enero 2020 10:26

El Neorrealismo Italiano

Valora este artículo
(0 votos)

 

Raúl Adalid Sainz

He comenzado el año en el culto a una serie de películas que me arroba. Ayer vi una de las representantes de ese llamado "Neorrealismo Italiano". La célebre, "Ladrón de Bicicletas", de Vittorio de Sica. Una pequeña anécdota da el universo de vida de un hombre humilde que es despojado de su vehículo de trabajo, su bicicleta.

 

Al día siguiente del hurto, Antonio y su pequeño hijo Bruno, salen errantes por las calles de Roma con la esperanza de recuperar la bicicleta.

Este vagabundear por las calles trae una mirada de madurez en el pequeño Bruno. El desconsuelo de su padre lo hace ser duro en momentos con él. Con los pocos centavos que trae Antonio lleva a comer a su hijo. Ahí verá el niño las diferencias sociales. Al ver en la mesa contigua a un niño que tiene comida de sobra.

La zozobra de Antonio al que hará sin su bicicleta, pues la necesita para su nuevo empleo, lo hará fraguar el hurto de una que ve sola afuera de una casa. Manda en autobús a la casa a Bruno para cometer el robo. El niño al no poder abordar un camión ve a su padre que es aprendido por el ofendido y una turba de seguidores que cogen a Antonio en su huida en la bicicleta. Veremos una de las escenas más conmovedoras de vergüenza de un hombre ante la vida y ante su hijo, quien ve cómo su padre es perdonado por el ofendido al no denunciarlo ante la policía.

Vemos caminar a Antonio y a Bruno entre la gente por una calle de Roma. La desolación, la vergüenza del padre y la pena solidaria del pequeño Bruno, quien siente en un instante todo el dolor que provoca la vida en su dureza.

El niño de diez o nueve años ha madurado en un día. Esta escena final es una de las grandes secuencias en la historia de la cinematografía.

1948 fue el año de filmación de este clásico. Asombroso movimiento de cámara para narrar un universo de vida. La gramática cinematográfica de la cinta es elocuente. Ofrece matices diversos: da clima emotivo, atmósferas, tono de vida en las situaciones y en el estadío del padre e hijo.

Poca anécdota, pocos recursos de producción, un apostarle a la historia y sus detalles, la ciudad y los distintos aconteceres como protagonistas, el blanco y negro, como marco realista, el no uso de actores, la cámara como un guía relator, elemento que retratará la vida como una metáfora elocuente que señalará mundos. Esas serán características de la corriente cinematográfica llamada el Neorrealismo Italiano.

Ladrón de Bicicletas es un lienzo que retrata la realidad en sus distintos matices. Es el poner nombre en imágenes. Es el decir: La vida no es justa. Es cabrona. Sin embargo, padre e hijo van juntos en ese final que es de una compasión singular por parte de nosotros como espectadores. Extraordinaria sencillamente extraordinaria.

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana