Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 13 Diciembre 2018 18:30

AQUAMAN Destacado

Valora este artículo
(1 Votar)

 

 

Con opiniones divididas de la crítica y la puerta abierta para la secuela, este filme se presenta como un espectáculo visual que pretende –sin lograrlo- transformarse en el equivalente de Star Wars en versión submarina. En verdad se trata de una película demasiado recargada, muy extensa en su metraje y que tiene desbordes y desniveles que terminan fatigando a quienes no son adictos al universo de estos superhéroes inagotables

Víctor Bórquez Núñez

¿Quién es Aquaman?

 

Es el hijo de un humano con una diosa marina, que para proteger su vida es dejado en la Tierra a cargo de su padre y crece como Arthur Curry (Jason Momoa), un ser mitad atlante mitad humano. Por los avatares del destino se verá impelido a reclamar el trono como legítimo Rey de Atlantis, para evitar que su medio hermano Orm (Patrick Wilson) desate una guerra contra los seres humanos de la superficie, debido a que las aguas están cada vez más contaminadas por culpa de los hombres. Un legendario Tridente, forjado por los dioses del océano, será la pieza clave para que Aquaman logre su objetivo.

Esta superproducción está dirigida por James Wan, y ofrece un mundo inédito dentro de la mitología del Universo Extendido de DC. 

Hubo algunos atisbos en el filme “La Liga de la Justicia”, donde mostraron algo de las profundidades del océano. Por esta razón, ésta es de manera oficial la primera entrega que muestra en todo su esplendor el mundo de la Atlántida, con sus leyes, sus costumbres, sus habitantes y dando cuenta del permanente conflicto con los habitantes de la Tierra.

En su discurso, “Aquaman” pone el acento en la innegable contaminación de los mares y la depredación de las especies marinas como las principales causas de esta rebelión, aun cuando todos los espectadores sepan que ése es el mensaje (casi nada) oculto que tiene el filme.

Al igual como sucede con muchas de las mitologías sobre héroes y superhéroes, el protagonista de esta película concentra en su persona la figura del elegido, un ser que debe aprender a reconocer que es el único capaz de conectar ambos mundos y evitar una guerra de proporciones apocalípticas.

En este sentido, es un gran acierto que sea el actor Jason Momoa el que encarne a Arthur Curry/Aquaman, porque el intérprete comprende y despliega todas las posibilidades de jugar con su personaje, con sentido del humor y de alguna manera, riéndose de toda su “filosofía”, lo que hace llevadera su presencia en la casi totalidad de los planos de un filme eterno en su duración.

Lo mejor es que Aquaman se muestra como un ser humano común y corriente, bebe, se emborracha, tiene miedos y una carga de resentimientos, aunque sabe que está llamado para hacer algo por los demás, aun cuando no comprenda bien de qué se trata. A diferencia de otras películas, acá el superhéroe no duda en matar a sus enemigos que no son pocos.

Algunos han discutido que Aquaman sea realmente un superhéroe del mundo del cómic, porque lo catalogan más como un vigilante, entregado por completo para hacer lo necesario para proteger lo que más ama.

Desde luego que este filme es una película “fundacional”, porque cuenta el cómo y el porqué de su existencia en la Tierra y de alguna manera es una secuela de “Liga de la Justicia”, sobre todo por las características de la ambientación y el modo en que se construyó al personaje central.

El realizador James Wan ha concentrado sus esfuerzos en conjugar la cuota suficiente de fantasía y la acción, tratando de crear el inicio de lo que –de seguro- será una saga. Por este motivo, el filme es un festín de efectos especiales, con locaciones y criaturas propias de la imaginación más delirante, aun cuando a ratos parezcan como exageradas tantas licencias en este aspecto.

Lo que resta potencia a esta película es el exceso de diálogos explicativos y el hecho que la historia se torna demasiado acelerada, dejando poco tiempo para entender algunos sucesos o presentar de mejor manera a algunos antagonistas que se merecían algo más que un simple plano.

Sin ser para nada un filme de la estatura de “Star Wars”, sí se trata de un espectáculo barroco donde surge un personaje simpático y con estilo, siendo en su conjunto una película solamente correcta y muy entretenida que le sirve al Universo DC necesita para recuperar el respeto de los espectadores.

Todo sea en pro de la taquilla y el prestigio de los superhéroes que han llegado para quedarse.

 

@VictorBorquez

Periodista, escritor y Doctor en Proyectos de Comunicación

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana