Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Sábado, 13 Octubre 2018 11:25

Carlos Ramos, cincuenta años en el firmamento artístico

Valora este artículo
(0 votos)

 

Raúl Adalid Sainz

Conozco a Carlitos, como cariñosamente le digo, desde hace muchos años.

Un día en Torreón lo conocí en un evento. Yo fungía como maestro de ceremonias, él armonizaba la fiesta con su mágico piano. Recuerdo que nos reímos, él me decía que me parecía a no sé qué actor. Yo pensaba: "¡Qué tipo tan simpático!".

 

Al poco tiempo compartimos una aventura cinematográfica hecha en Torreón. El productor y director publicitario, Claudio Sánchez, realizó un largometraje llamado: "Hombre al Piano". Carlos hizo la música. Ahí pude apreciar sus grandes dotes de músico. Sobre todo al tocar jazz. En esa aventura cinematográfica local lagunera, Carlos se integró con una sustancia muy grande que hay en él: La pasión, el compromiso de entregar lo mejor de él.

Unos años después, produje y actué una obra teatral que me encanta: "El Año Próximo a la Misma Hora". La obra estaba plagada de música norteamericana de cierta época. Carlitos es un conocedor de la música bella del vecino país del norte. Las grandes melodías románticas y jazzísticas. Así que llamé a Carlos para musicalizar las piezas en piano que mi personaje tenía que tocar en vivo. Un hombre generoso es Carlos. Lo iba a ver al Hotel donde él pulsaba el piano para ver el movimiento de su cuerpo al tocar. Dónde situar mis manos para simular que dominaba el instrumento. Carlitos se ofrendaba enseñándome. La música que interpretó para la obra era de una gran calidad.

Partes de mi vida han ido acompañadas de Carlitos. Tuvimos otra experiencia juntos. En el año 1998, conducía y dirigía, un programa de revista matutino llamado: "Hola Comarca". Necesitábamos una sección musical cada semana. Yo quería música diferente, no la habitual. 

Que mejor que Carlos para eso. Cada semana Carlitos tocaba; o bien una pieza de jazz, o una rola en bohemia de Freddy Noriega, cómo olvidar el magistral arreglo de Carlos para "Farolero", o un bolero cubano de Pablo Milanés. A veces me complacía y tocaba: "Begin to Begin" o alguna de sus selecciones maravillosas de Frank Sinatra. La vida nos separó. Yo me vine a México en el año 1999 y a veces llegaba a ver a Carlos en el Bosque Venustiano Carranza cuando iba de vacaciones a La Laguna. Un amante de la naturaleza el buen Carlitos.

En Carlos hay estilo interpretativo, ritmo, tempo, transmisión y mucha entrega e inspiración. El año pasado, en 2017 en el verano, tuve el inmenso gusto de verlo por penúltima vez, la última será en los cielos mi hermano.

Carlos me ofreció su respaldo cariñoso. Mi padre estaba muy enfermo. El día que lo vi, me hospedé con el grupo de actores con el que iba a trabajar al teatro en Torreón, en el hotel donde Carlos toca el piano. Nos dimos un fuerte abrazo. Carlos me complació con una pieza de jazz que siempre le pido, nos tomamos una foto y nos deseamos los mejores parabienes en estos caminos artísticos que son tan peculiares.

Carlos, mi hermano, muchas felicidades por tus cincuenta años de vida en el arte. Serán muchos más. Te quiero y te respeto mucho. Como artista y como ser humano íntegro y valioso. Que la inspiración siga fluyendo como un manantial generoso. Esa corriente de luz en piano que siempre entregas.

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana