Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Martes, 31 Julio 2018 10:45

Buñuel y aquellos olvidados que persisten de tanto olvido

Valora este artículo
(0 votos)

 

Raúl Adalid Sainz

"México no escapa a estos problemas y deja la solución del problema a las fuerzas progresivas de la sociedad", así termina la introducción de la película "Los Olvidados", en voz del actor Ernesto Alonso. Película realizada en 1950 por el genio de Buñuel. Guion de él mismo y del talentoso Luis Alcoriza. La fotografía fue de Gabriel Figueroa.


Una cinta con tal vigencia, que resulta estrujante. La miseria, la desesperación, la ignorancia, la degradación, el hambre. Niños y jóvenes con rencor. Cinturones marginales que son semilleros de delincuentes. Toda esta descomposición social es retratada por Buñuel con sensibilidad, con el talento reflejado en la imagen, la crudeza de la situación no puede escapar, pero no queda ahí, la gracia del genio aragonés estriba en que el público saca reflexiones profundas, no entra en pánico escatológico.
Ahí radica la grandeza contundente de esta película. Una cinta que sigue siendo un universo fílmico del dolor profundo de la condición de existencia olvidada de este país. Las actuaciones espléndidas: la contención seca, ambigua de emociones, de dolor de vida en Stela Inda.
El torbellino emocional del que "a mí el que me la hace me la paga" de don Roberto Cobo. Ese ciego inquietante de luz y sombra del gran Miguel Inclán. Alfonso Mejía (no volví a saber de él) frágil y en un desarrollo terrible de dureza. Magníficos todos.
Buñuel cuidaba muy bien que ningún actor rebasara las líneas de la lógica, de la sobreactuación. La luz, las sombras, son telones desgarrantes que se abren en pantalla para mostrar con arte una realidad. Grande el trabajo fotográfico de Figueroa. Sus detalles son ecos del dolor del sinsentido. Un final estrujante, contundente: arrojar un cadáver al vacío, a la nada, al olvido.
Tal como este México presente que ha extraviado su conciencia humana. Las fuerzas progresivas de la sociedad viven olvidadas del olvido. Buñuel más vivo que nunca. Treinta y cinco años de su adiós en la Ciudad de México.

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana