Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Miércoles, 30 Diciembre 2020 10:56

A partir de hoy mandaré todos los comandos a volar

Valora este artículo
(0 votos)

 

Raúl Adalid Sainz

¿Que cuánto dinero has ahorrado? Que necesitas guardar para la vejez...que el seguro médico. Estoy sano. He luchado por estarlo.

¿Que qué voy hacer si los teatros están cerrados y los directores teatrales ya ni te hablan? No importa, se escribir y haré mis propios espectáculos por zoom y luego celebraré la reapertura de los teatros con uno de ellos. Que en los castings hay rechazos constantes porque no tienes nombre...bueno ya le pegaremos a uno, cuando los nombres no sean lo importante y el contenido sea lo que cuente.

 

Mientras a leer los tantos libros de autores postergados, a ver el cine, que tanto amo, de diversas latitudes, las buenas series, a seguir escribiendo mi segundo tomo de "Historias de Actores", a seguir charlando la vida amando a mi compañera, gran regalo me dio Dios al tenerla, a platicar telefónico con mis amigos, algo habré hecho bien porque los tengo y muy buenos los condenados, a meditar la vida en mi aquí y ahora y a dejar sin preocupación que la vida me baile y yo le ponga la música que quiera. 

Mi ejercicio gozante cada cinco días a la semana, nunca me ha gustado estar gordo y soy muy tragón y no me gusta privarme de nada. Ejercitar mi memoria. Me gusta memorizar monólogos de obras de Shakespeare. Cantar en karaoke. Me divierte como enano. Bailar una hora. Yo soy mi propio DJ y elijo la música...que hoy mambo, que mañana "Queen", que Celso Piña, que "Gipsy Kings", que música disco. 

No soy un Travolta pero a nueve meses de confinamiento he mejorado. No dejo de ver mis juegos de fútbol. Soy un amante del balompié, y en especial de mi equipo Santos Laguna. Me gusta recordar historias de vida, amores, amigos, instantes, bohemias, viajes, una canción. Busco saber que ha guardado mi equipaje en casi sesenta años de vida. Intento ser un buen actor de mí mismo. Justo con lo que Dios me dio. Aprendo a no juzgarme demasiado y a exigirme lo que puedo y debo dar. 

Agradezco las tantas aventuras teatrales y cinematográficas. Aunque por ahora parecen haberme enviado a la banca. Sin embargo aquí estoy, justo para cuando el entrenador divino diga: vas, vas a la cancha. Yo sigo entrenando cual chico que espera la oportunidad. He recibido en los últimos dos años más rechazos para conseguir trabajo que en toda mi vida. Lógico viene la duda: ¿seré buen actor? ¿Me habré hecho viejo? ¿Ya no seré necesario? ¿No transmito verdad, emoción, no proyecto a un ser humano? ¿Habrá acabado mi carrera de actor? 

A la goma con el censor. Más de caídas tuvo de "Rocinante", y de la vida, el buen Alonso Quijano, producto de su encantamiento. Poco vemos lo que tenemos y mucho vemos lo que no tenemos. Yo espero el 2021 y tengo muchas expectativas. A pesar de los múltiples rechazos aún tengo la vida. Sí, así como dijo el amigo poeta Miguel Hernández. Ustedes dirán ¿y este tipo cómo le hace para vivir si poco ha trabajado en los últimos dos años? Porque hubo muy buenas épocas como actor y como locutor, que también lo soy.

Ahorré durante muchos años. Gasté en lo indispensable. Mis gastos han sido mis libros, los restaurantes que me encantan, y uno que otro viajecín. Pero mi riqueza mayor son mis vivencias. La esperanza de lo bello que está por venir. Rechacé el dinero porque cuando lo ofrecieron era abandonar mi sueño que era ser actor y escritor. 

No sé si soy un buen histrión o un buen orfebre de la palabra, no lo sé, simplemente hago lo que me gusta hacer y esa es mi enorme riqueza. Cosa de locos, de quijotes, dirán muchos, pero me creerían que he sentido ver a Dios y al paraíso en momentos de enorme goce en la comunión con el público o con un lector. Cada quien es lo que es y anda siempre con lo puesto, así como dice el buen Serrat.

No sé porque escribo este testimonio. Es quizá porque el telón de este 2020 tan difícil se va. He perdido en este año de la incertidumbre amigos y maestros muy queridos, gente que no volveré a ver. Quizá escriba lo anterior como una especie de catarsis en vías de necesidad. Amparado en la sinceridad de sentimientos. Es quizá ya la urgencia de ver el sol en la niebla.

El 2020 cerrará el telón. Y yo me digo: ¡soy un sobreviviente!...por algo será. Quizá Dios espera algo de mí. Yo aquí puesto maestro. O quizá sólo espera que gocé mi aquí y ahora y confíe que él nunca me abandonará.

Así es amigos que han seguido leyendo este pulso de vida, lo cual agradezco infinito, "sólo vale la pena vivir para vivir"; nueva cita de Joan Manuel, por algo será. No esperen reconocimiento, fama, dinero. Medir el éxito de acuerdo a esos parámetros es perder el tiempo. Muy dañino resulta ese balance. Es algo muy pequeñito. Es la antítesis del secreto reservado para pocos. 

Quizá para unos, la inmensa mayoría, es el termómetro para saber si sus vidas han valido la pena. La utopía es lo que vale, pues es el camino diario queriendo alcanzar lo imposible. Tu sueño más preciado. "Nunca Ítaca, sólo el camino", recuerdo al gran poeta griego Kavafis.

Seamos vida, sueños, esperanza, solidaridad humana, risas, amor, sensibilidad. Amen, amen, amemos mucho, mucho, quizá después sea tarde y escuchemos el fin de nuestros guiones y entonces, entonces ya ¿para qué?

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana