Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Sábado, 05 Diciembre 2020 22:02

Hamlet, el teatro y la invitación de un actor me hicieron volver al templo sagrado

Valora este artículo
(1 Votar)

 

(Hamlet, un unipersonal de Jorge Prado Zavala)

 

Raúl Adalid Sainz

Había olvidado cuánto tenía de no ir al teatro. Este encierro pandémico anestesia por momentos la memoria. Pero de algo sí estoy seguro: lo extraño como un condenado a la luz de la libertad.

 

Nada hay como el teatro en vivo. En reunión como este fue gestado. Desde los campos griegos en que se celebraban las "Fiestas Dionisiacas", en gracias a la vid y a las bondades de la tierra. Ahí en la celebración del vino nace el teatro. El ritual que bajo los efectos etílicos hace que nazca la manifestación del canto de la palabra, de la expresión del cuerpo en conjunción con la idea, y del alma entera clamando el gozo vivo de vivir. Todos los congregados alrededor del momento en éxtasis total. Así nace el teatro en Grecia.

Por eso celebramos ayer en reunión protegida de medidas de seguridad de salud, el unipersonal de "Hamlet", de William Shakespeare, en adaptación del actor Jorge Prado Zavala.

Noche linda, en que al oír a Shakespeare, éste te da respuestas hacia el momento incierto de condición humana en que vivimos. Noche de encuentro entre el espectador y el actor confrontando el devenir del hombre. El encuentro de la duda, de enfrentar la vida esperando respuestas, de ponerte frente a frente con tu ser y no ser. Eso es el teatro, el lugar donde se mira la vida, el sitio donde el hombre se ve a sí mismo. Por eso gocé enormemente el unipersonal honesto y lleno de pasión de Jorge Prado Zavala.

El evento fue en el Foro teatral "Off Spring", que tan bien dirigen Adriana Enríquez y Arturo Amaro. A las seis de la tarde dio inicio todo. Un cuarteto de cuerdas, "Ensamble Azul Perfecto", nos llevó por un momento interior de viaje con música clásica. Preparó nuestro espíritu para recibir la voz del bardo inglés. 

Jorge Prado apareció en voz de "Horacio", para contar ante el príncipe noruego "Fortimbrás", el devenir de "Hamlet", Príncipe de Dinamarca. Un monólogo donde el actor nos va llevando ágil y amenamente por los principales momentos de la tragedia shakespereana. 

Una adaptación muy bien definida que hace que el narrar escénico sea fluido y preciso. La actoralidad de Jorge posee pasión, verdad y matices; a veces conmovedores y a veces de rabia absoluta ante la vida. Yo viví una gran y revelatoria experiencia de reencuentro con el teatro. Lugar desde donde se mira.

Develamos la placa alusiva al fin de temporada: el querido escritor, director teatral y dramaturgo Gonzalo Valdés Medellín, el actor y director teatral Mario Ficachi, Maykol Pérez, creador escénico urbano, y un servidor. Fue un lindo momento dedicarle a Jorge Prado nuestro sentir al hecho escénico vivido. En una develación de placa el hecho queda registrado. Será como un eco guardado de los tiempos en contradicción al arte efímero que es el teatro.

"Viva el teatro en vivo", dijo Mario Ficachi. Yo lo repito con todas mis fuerzas. Como si éstas palabra quisieran gritar al centro mismo del universo. Como si éstas quisieran clamar la gracia porque el teatro vuelva a su cauce normal de la sagrada reunión.

Gracias Jorge Prado Zavala por tu invitación, gracias a Shakespeare por hablarme en voz de Jorge y gracias al teatro que me hizo sentir en las plantas de mis pies su duela escénica para develar un testimonio.

Hoy yo espero el infinito momento de volver a ponerme los arreos de actor en un escenario. Así es y así será.

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana