Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Jueves, 26 Noviembre 2020 09:24

El diálogo se queda suspendido en las fotografías 

Valora este artículo
(5 votos)

 

 

Elena Gómez de Valle 

Alberto Semo, en su perfil de redes sociales muestra la fotografía de George Harrison portando tres cámaras y haciendo malabares con ellas para elegir la que utilizará en el disparo. A él y a Ringo les gustaba mucho la fotografía. Me cuenta mientras se prepara un café turco y me ofrece –desde Australia—uno. Mientras charlamos tomo uno americano. 

 

De padre historiador y madre educadora, el fotógrafo Alberto Semo es un mexicano que migró a Australia desde 1998, después de estudiar medicina en Alemania y de profundizar en la psicología y filosofía. Trabajó en diferentes países y posteriormente se decantó por la investigación fotográfica antropológica de las mujeres migrantes. 

Para él, la fotografía es un diálogo que se revela en dos planos: la palabra y la imagen. Cuando va a retratar a alguien, habla con la persona y establece un lazo empático que le permite crear la confianza necesaria que será proyectada en la imagen de manera natural. En el caso de las fotografías que explora actualmente, este diálogo se da antes de hacer el retrato, con la modelo; durante la sesión fotográfica, cuando la modelo le habla a través de su mirada y finalmente en la exposición de la serie fotográfica, cuando las imágenes siguen lanzando preguntas a los espectadores y al mismo fotógrafo. 

El diálogo inicia, pero no termina, se queda suspendido en la imagen. A veces al ver las fotos sigo preguntándome ¿qué quieres decirme?, ¿qué sucedió?, ¿qué es lo que no estoy entendiendo? O ¿qué se perdió en nuestra charla? 

La fotografía es una conversación entre tres elementos: el sujeto, el lente y el fotógrafo. Este diálogo está al centro de mi actividad. 

Para Alberto, su lente es una herramienta para escuchar. A través de su cámara ha oído experiencias terribles y hermosas que han vivido varias mujeres que migraron a Australia. 

Le señalo que los ojos de las modelos de la serie Mujeres de otros mundos parecen hablar. Me responde:

Hablan, preguntan y nos prometen unos momentos de una mujer llena de humanismo, dolor, éxito. A veces nos prometen un otro yo formidable del cual hay mucho que aprender. 

Las mujeres pertenecen a diferentes países y llegaron a este país desconocido portando sólo su memoria y los deseos de tener una vida mejora para ellas y sus hijos. 

Yo uso mi cámara para escuchar. Detrás de mis retratos hay varias horas de charla. 

A través de su trabajo, Semo busca el verdadero ser de la persona, observar más allá de la mirada. Mujeres de miradas profundas, de ojos que hablan es lo que podemos disfrutar en su exposición. Él toma algunos elementos de los Pictoralistas del siglo XIX y principios del siglo XX para crear su portafolio artístico: el tema del retrato femenino en poses clásicas y el de las migrantes; y a veces utiliza también las técnicas de impresión al aceite para darles una atmósfera diferente a sus fotografías. 

La exposición Mujeres de otros mundos, es una serie compuesta por 19 retratos de mujeres, imágenes impresas en blanco y negro, a través de las cuales, él busca explorar el problema de la migración femenina hacia Australia. No está de más mencionar que las personas que hacen posible esta muestra fotográfica son todos migrantes: las mujeres que aparecen en las fotografías, el mismo fotógrafo y hasta Sindy Martínez Lemes, joven cubana, quien actualmente realiza sus estudios en México y que curó la exhibición de esta muestra fotográfica. Es decir, estamos ante una pieza que aborda el desplazamiento humano desde perspectivas diferentes, lo que la enriquece.

Semo, que ha bautizado a Cartier Bresson como La tormenta perfecta de la fotografía, también tiene su propio statement que guarda alguna similitud con la del Ojo del Siglo, como es el hecho de que solamente utiliza luz natural y el revelado e impresión en B&N, donde encuentra la mejor plataforma para lo que desea hacer. También hace las tomas de modelos sin maquillaje, pues lo que busca es llegar al ser interior de sus modelos, más que mostrarlas como algo que no son. En su trabajo apela a Los caminos de la libertad de Jean-Paul Sartre: Aquí estoy tal y como tú me ves, tal como soy. 

Hablando de sus preferencias, utiliza la impresión y el revelado analógicos y luego trabaja con impresiones en aceite. Aunque a veces también trabaja con la fotografía digital.

Entre sus cámaras cuenta con una digital Sony y una analógica Contax, ambas con lentes Zeiss y una Mamiya C220 profesional. Sus películas preferidas a la hora de trabajar con las ortocromáticas con ISO 25 por el gran contraste que dan. 

Me atraen esos métodos (de los Pictoralistas) porque las fotos no son perfectas, así como nosotros tampoco lo somos. Los humanos no somos perfectos y hoy en día con toda esa fantástica tecnología muchos buscan la perfección en sus fotos. Yo no. 

Hay tres fotógrafos que me intrigan: Diane Arbus, August Sander y Arnold Newman.

Le pregunto si siente atracción por la forma frontal y directa con la que Arbus se plantaba ante sus modelos en las calles y me dice: no tanto por su técnica sino porque lograron lo que yo busco: la conversación. 

Me confía que admira el trabajo de los mexicanos Adrián Bodek y Nacho López y que le encantan los tacos al pastor y los mangos tanto como escuchar la guitarra flamenca de Paco de Lucía y la Guitarra portuguesa de Luis Guerreiro. 

Me dice que a través de la empatía logra que el sujeto se muestre sin máscaras durante la sesión fotográfica. Al tener esa cercanía, la persona le cuenta algo de su esencia. 

Le pregunto curiosa. ¿Cuál es tu definición personal de imagen? 

Es una pregunta muy compleja. Para mí y desde el ángulo de la fotografía, una imagen es el producto de una búsqueda por plasmar algún elemento presente para la posteridad. 

- ¿Cuál es tu relación vivencial con la fotografía? 

Llevo estudiando cuatro años con maestros del Melbourne Polytechnic de Australia que son muy experimentados. Con ellos aprendo técnica. Mi gran cómplice en todo esto es la historia de la fotografía. No para repetirla o para copiar a otros fotógrafos, sino para entender cómo resolvieron los retos artísticos. Además, no dejo de hacer experimentos con métodos o ideas que son nuevas para mí. 

- ¿Cómo consideras la relación de la fotografía con la memoria? 

Una atada a la otra. Basta con ver la reacción de una madre cuando ve la foto de un hijo o hija que perdió. La foto va a generar una cascada de recuerdos, emociones, reacciones … 

Y no hay que olvidar que frecuentemente cuando las palabras y las memorias se fugan, lo único que queda como evidencia para la posteridad son fotografías. 

- ¿Cómo consideras la relación de la fotografía con la verdad? 

Como no hay UNA verdad y la fotografía puede expresar lo que UNO quiera, la última se lleva muy bien de la mano con la infinidad de verdades que uno puede encontrar. 

- ¿La foto miente? 

No creo que la foto mienta. Puede mentir el fotógrafo, el que edita la foto y el que la publica. Depende de qué es lo que se quiera decir. Por ejemplo, cuando una foto se edita con potoshop, tienes la imagen antes y después. En ese caso ¿cuál miente?

- ¿Desde tu perspectiva, cuál es el papel del fotógrafo? 

Creo que depende del tipo de fotógrafo. El papel de uno que reporta sobre eventos políticos, guerras, etcétera, es mostrarnos aquello que los que están en el poder no quieren que sepamos. 

Por otro lado, el papel de un fotógrafo de bodas pues es crear bellos recuerdos para los familiares. 

- ¿De quién es la fotografía? 

Sólo puedo hablar en mi caso. Como yo trabajo esencialmente con individuos considero que todo el proceso de hacer una fotografía es una colaboración. Por lo tanto, la foto es de los sujetos en la foto y del fotógrafo. Sé que muchos fotógrafos no estarán de acuerdo conmigo. Yo, por ejemplo, doy a las personas que retrato veto sobre las fotos. Si no quieren que se use la foto no lo hago, aunque a mí me guste mucho. 

- ¿Crees que la foto digital, hará desaparecer a la fotografía documental? 

Con la introducción de cámaras muy eficaces en los teléfonos móviles, la fotografía ha sufrido una verdadera revolución Copernicana. Hoy hay más de 3.8 miles de millones de personas con cámaras en las manos. Muchos de ellos pueden tomar fotos únicas porque tienen la suerte de encontrarse en el momento y lugar apropiados. Eso no significa que sean capaces de crear una obra la estilo Gerda Taro o Sebastião Salgado entre muchos otros. Yo creo que los artistas profesionales de la fotografía documental seguirán con su labor. 

Lo que sobrevivirá son las series fotográficas. 

- ¿Tienes otras series? 

Sí, tengo en curso tres: Mujeres inmigrantes, Tus manos y Fotografía en Movimiento. En esta última serie hago las tomas en relación a la actividad de la persona, como el baile, el teatro, la manufactura, por mencionar algunos ejemplos. 

La Universidad Autónoma de Coahuila a través de la Subcoordinación de Patrimonio Cultural dirigida por la licenciada Gabriela Romero en coordinación con el Instituto Politécnico de Melbourne, Australia traen a Saltillo esta interesante exposición migrante sobre mujeres migrantes Mujeres de otros mundos, de Alberto Semo. Sin duda una conversación que nos espera.

Pueden visitarla a partir del 30 de noviembre por FB Dpc.uadec.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana