Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Lunes, 29 Junio 2020 13:31

Silvio y esa generación ochentera

Valora este artículo
(1 Votar)

 

 

(Dedicado aquellos que buscaron la noche como aventura consejera)

Raúl Adalid Sainz

Serían las diez de la mañana. Habíamos vivido un viernes de órdago. Mucho "Ron Habana", y hasta baile hubo pues los amigos habían celebrado con una fiesta multitudinaria su fin de clases en la universidad. La mañana olía a alcohol y tabaco. La boca seca cual noria en el desierto. Estaba la carátula tirada en el suelo de uno de los trípticos del maestro cubano Silvio Rodríguez.

 

Puse el disco y de él surgió una letra maravillosa: "Me decido a tararearte todo lo que se extraña desde el día en que partiste hasta el largo día de hoy"; la canción era "Tu Fantasma". Los amigos compañeros de departamento fueron despertándose. Había hasta menesterosos de casa que pidieron asilo. 

La batalla había sido a todo fuego. Uno de ellos, emocionado hasta las lágrimas me decía: "que rola Raúl, que rola", escuchábamos "La Gota de Rocío", mi cuate estaba destrozado pues lo habían dejado. La letra era un eco de sus suplicios matutinos de cruda y ausencia. Esa mañana escuché en ese tríptico una canción que me tocaba realmente: "Ángel para un Final", una canción con una letra que es un poema de altura en la metáfora. Orgánicamente me llegaba: "Cuentan que cuando un silencio aparecía entre dos era que pasaba un ángel que les robaba la voz". Silvio fue y es un referente generacional, un juglar poeta que nos llenó de sueños la cabeza, de ideales libertarios, de hondos besos a la amada, de bohemias interminables heroicas, de gastar papeles recordándote, de revivir madrugadas cuando aparece el misterio del amor, de enanitos con sus herramientas, de proteger y curar alitas de princesas, de buscar unicornios azules extraviados, de dar canciones y decir patria, porque qué cosa fuera la maza sin cantera. 

Ah Silvio, Silvio, vienes a México desde la osa mayor que corrige la punta de su cola, y yo digo ¿dónde fueron todas esas vivencias ochenteras? Abro la maleta y me doy cuenta que se están plasmando en el recuerdo de estas teclas que ahora escriben.

 

PD: Este escrito fue elaborado en una visita de Silvio a México y fue dedicado a todos esos que en la música de Silvio, Pablo y Amaury encontraron razones humanas de vida.

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México-Tenochtitlan

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana