Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Miércoles, 31 Octubre 2018 17:14

Yo tengo un amigo que se aparece entre los libros

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Raúl Adalid Sainz

Alex ya apareció. Puede suceder en los rincones de esa biblioteca donde habita. De repente de una estantería de libros puede surgir y presentarse.

De entre un libro de Borges o de la Conquista de México, puedes escuchar su voz grave: "¿Cómo estás Raulito, qué te parece este mundo maravilloso de libros? ". 

 

Enseguida el abrazo después de tiempos pasados. Un recorrer la Sala Antonio Castro Leal (ex rector de la UNAM) donde los libros de su biblioteca personal descansan en la "Biblioteca México" para el goce de quien quiera leerlos…Rincones, pasillos que contienen letras, saber puro, pensamientos del hombre de todos los siglos. Subíamos escaleras para ver ese recinto maravilloso. Hablábamos como en confesión: susurrando para no importunar el silencio de los que se acogen a un libro.

El viaje con ese viejo amigo continuó por la "Sala Alí Chumacero". Un regocijo de sala. La atmósfera es extraordinaria. Un ámbito de arte contemporáneo que me recordó aquellos pasillos maravillosos del "Museo Felguerez" en Zacatecas. Ámbitos que hacen decir: ¿quién fue el magnífico arquitecto que diseñó este placer visual?

Pasamos en ese viaje literario a otra sala, la gatomaquica "Sala Carlos Monsiváis". Ahí el mundo de "Monsi", como cariñosamente lo llamaban sus amigos, respira, vive. Su biblioteca personal. Sus autores. Sus libros del cine que adoraba. De pintura clásica y contemporánea. Libros de teatro, de Ibsen, de Cervantes. Una imagen de Monsiváis circunda entre los estantes, entre ellos y abajo, un gato alerta. Adoración magnánima del escritor. Hay un cuadro de pintura abstracta: es la figura alargada de un gato con la cara de Monsiváis. A la entrada de la sala un muñequito simpático que es Don Carlos. Fotos: Una con el oaxaqueño pintor Toledano, una maravillosa de aquella vez que la hizo de "Santa Claus" en la película "Los Caifanes" de Juan Ibáñez.

Están libros de Octavio Paz, uno de ellos con una dedicatoria de gran respeto de Paz a Monsiváis. Digno de citarse por aquello de la relación ríspida entre ambos a raíz de polémicas surgidas entre ellos.

Un escrito profundo de verdad enmarca la entrada a la sala: "O ya no entiendo lo que está pasando o ya pasó lo que estaba entendiendo": Carlos Monsiváis.

Le platicaba en el susurro de éxtasis a Alex, mi lazarillo prometéico, que en una ocasión Monsiváis fue padrino de develación de placa de una obra teatral que tuve en suerte hacer como actor y que le encantó: "Los Endebles" en el Teatro La Capilla. Sí, ese que Salvador Novo construyó en Coyoacán. Conservo la placa como tesoro invaluable.

Salimos de la sala y nos sentamos en el patio central de la biblioteca. Los tantos libros y letras iluminaron la conversación. Hablamos de la vida, de amores, de escritores, de directores teatrales, de cine, de actrices y actores, del teatro que Alex y yo compartimos. Aquel montaje llamado "Descubrimiento" del genial escritor griego Nikos Kazantzakis.

Ustedes se preguntarán quién es Alex. Su nombre: Alexandro Tamayo. Actor, director escénico, escritor, maestro de teatro, un ser de una lejana galaxia que mora entre los libros. Si un día vas a la Biblioteca México quizá Alex aparezca entre un libro de Borges, de Lope o de Sabines. Alexandro Tamayo es un ser de los tiempos vivos que quizá un día existieron o que quizá nunca existieron. Verlo, platicar la vida con él: Es una sentencia que exige detener todos los relojes. Afuera la vida sigue. Ahí en la Biblioteca México el tiempo queda suspendido.

 

¡Gracias Alex por tu fiel amistad!

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México Tenochtitlan

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana