Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 04 Octubre 2018 09:38

A cuatro años de ausencia, del director teatral y maestro, Raúl Zermeño

Valora este artículo
(0 votos)

 

¿Qué perdimos?

 

Raúl Adalid Sainz

En tiempo de lobos que aúllan por la consecución de la fama, el vano ruido y del dinero, una ausencia como la de Raúl Zermeño es notoria. Su crítica a la falta de ética y rebelión artística, por medio de la estética, era aguda, señalante de verdades.

 

El maestro Zermeño no hizo concesiones al servilismo, a la dádiva cultural, trabajó para las instituciones (UNAM, Universidad Veracruzana, Universidad del Edo de México) pero este sueldo que devengó lo retribuyó en gran enseñanza al alumnado. 

Hizo de la cátedra una promulgación de la verdad, de la honestidad, del servir al arte para el bien del ser humano. El arte como arma para desenmascarar, con profundidad, con verdad y propuesta estética. Los cuadros actorales y de dirección que preparó le dan solidez a nuestra escena teatral, muchos de esos actores preparados por Raúl han ido al cine.

Raúl fue también profesor del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos. Zermeño estudió la carrera cinematográfica en Polonia. Su enorme saber, su rigor de análisis al discurso cinematográfico, su conocimiento en dirección de actores fue de enorme proyección para los estudiantes del CUEC.

Zermeño fue un gran director teatral. Aún recuerdo su montaje de "La Boda" de Brecht, en una adaptación al entorno clase mediero mexicano hecha por el mismo.

Vivo aún sus montajes de "Fugitivos", de Rascón Banda, su memorable "Luna Negra", de González Dávila, "El Viaje Superficial", de Ibargüengoitia, aquel arriesgado montaje muy a su estilo en el "Mercader de Venecia", de Shakespeare.

Raúl era un director con una metodología precisa para dirigir. Hacía un profundo análisis vital con el actor de la obra a trabajar. Entonaba la puesta leyendo, luego hacía memorizar el texto y debía decirse revelando el subtexto del personaje, de ahí pasaba al marcaje escénico. 

Cada trazo tenía un porqué y un para qué. Manejaba los estilos como Dios. En especial el realismo. Hacía del escenario todo un hecho teatral traducido del tema a tratar. Nada era gratuito en sus puestas. Hoy poco vemos a directores (los hay y sabemos quiénes son) que manifiesten un estilo, un correcto manejo de género, una profundidad metafórica en hechos de construcción teatral de la realidad. Zermeño, Julio Castillo, eran maestros en esto. Su profundidad de análisis a la vida y su talento para transformarla en lenguaje teatral era única.

Con la partida de Raúl perdimos un gran maestro, culto, sabio, riguroso, sin concesiones, que inculcaba una ética honesta en el alumno. Un gran formador de actores. Con un método, sin improvisar, un director de visión siempre contemporánea; Raúl siempre iba al teatro, veía mucho cine, leía como consigna diaria. 

Siempre con una opinión crítica a la realidad de su país y del mundo. Vivía intensamente. Un amigo también. Seres humanos irremplazables. Ave de las tempestades. No adulaba. Presionaba a ser mejor. Dispuesto a dar una orientación si se le pedía.

Raúl sigue vivo. Dejó mucha verdad dada por los caminos, por los escenarios, por las aulas. Toca a los que tuvimos la oportunidad de ser dirigidos por él y ser alumnos, inyectar en los demás estos conocimientos recibidos. En tiempo de mentira, de entrega al soberbio dios del dinero, al vacuo reconocimiento, a la notoriedad como necesidad vital, las enseñanzas de Raúl son ojos del corazón muy urgentes.

Son puntos que van a la esencia de la búsqueda de un verdadero artista. Fundamentales como salvación del simulacro, el egoísmo, la mezquindad y la vanidad.

 

A Raúl Zermeño, sólo un INMEMORIAM.

 

Raúl Adalid Sainz, en algún lugar de México-Tenochtitlan

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana