Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Banneruachorizontal
Domingo, 09 Enero 2022 11:56

ESCUCHAR AL OTRO ES RESPETARLO

Valora este artículo
(0 votos)

 

“No escuchar al que nos habla, no sólo es falta de cortesía, 

sino también arrogancia y menosprecio”. 

Honoré de Balzac

 

Luis Alberto Vázquez Álvarez

Harúm Al Rashid “el Justo”; (766 -809 d.C.) Califa de Bagdad conquistó máximo desarrollo social, cultural y económico de su nación extendiendo su fama más allá de la historia e insertándola, de manera fantástica en “Las Mil y Una Noches” debido a su capacidad de conocer a su pueblo y dialogar con él. Ello le permitía percibir personalmente los problemas sociales y al mismo tiempo desarrollar una cercanía comunitaria que se traducía en una sabiduría vernácula.

 

Cuenta la leyenda innumerables anécdotas de él; como que cada noche se disfrazaba de mendigo y salía furtivamente del palacio a escuchar a su pueblo; otras veces, disfrazado de campesino caminaba entre la gente de Bagdad descubriendo cómo vivían, escuchando denuncias y preguntándoles cómo el Sultán podría mejorar su situación; así percibía personalmente las crisis de su pueblo, decidiendo beneficiar a los más pobres. 

Cada mañana, en pleno ejercicio de su soberanía, públicamente proporcionaba de manera directa los patrocinios a quienes los necesitaban y reparaba daños sufridos, él mismo se encarga de vigilar que no se desviarán dichas gracias, sino que llegarán a quienes iban dirigidas. 

Esa cordial afinidad, esa inmediatez con su pueblo le gratificó una altísima aceptación y admiración no sólo dentro de su país y época sino del mundo entero que también supo, históricamente apreciar esa inminente proximidad y entendió que para saber escuchar a los demás hay que caminar con ellos; hay que ser realista e íntegro. Desde luego que, a muchos deshonestos funcionarios del califato, amantes del despotismo y favorecidos con las corruptelas que les habían enriquecido no les convenía esta actitud de Harúm Al Rashid y buscaron destruirlo y hacerlo quedar mal con la colectividad acusándolo de enemigo de Alá y de los Imanes. Jamás lograron menguar su popularidad.

Tener la oportunidad de dialogar directamente con las personas es abrir una relación sana a través de cualquier medio con comunidades y con quienes se interactúa. Es escuchando a los demás como se puede conocer las necesidades que ellos sienten, sufren, les inquietan; no las que yo creo que viven. Sólo entonces se pueden ofrecer respuestas empáticas y por lo tanto eficaces y oportunas. 

Quien se encierra en una burbuja de cristal no escucha y solamente genera en su mente respuestas a problemáticas que él cree reales, pero no tiene capacidad de reconocerlas a profundidad. Desde la cúpula es imposible discernir con veracidad qué es lo que siente el que está abajo. 

Quien no es capaz de escuchar tampoco será capaz de entender al que sí ha sabido escuchar; lo criticará y dirá que sus respuestas son falsas, simplemente será incapaz de entender la relación entre escucha y hablante; entre el que sabe respetar a los demás escuchándolos para poderles ofrecer veredictos prácticos y verdaderos.

Los empresarios eficaces escuchan a sus subalternos y evalúan sus propuestas poniendo en práctica aquellas que son eficientes. Un padre consciente dialoga con su familia sobre temas importantes (cambiar de trabajo o a dónde ir de vacaciones); incluirlos ayudará a escuchar opiniones sanas y evitará caras largas durante el viaje o reunión.

Un aspecto importante es que cuando demuestra alguien interés en escuchar, motiva a otro a hablar; es común que muchos tengan que decir, pero como saben que nunca se les escucha, se reservan lo que tienen que decir y callan, con lo que todos pierden. Muchas personas están necesitadas de expresar lo que sienten, lo que anhelan o sus esperanzas; pero no encuentran quien, con paciencia y humildad escuche sin interrumpirles; alguien que pueda enterarse aún de las cosas más insólitas.

En su maravillosa obra; “Sí Mismo para Otro” el filósofo francés Paul Ricoeur nos plantea la necesidad de comprender al ser humano, entendido como aquel que se halla permanentemente en la búsqueda del sentido y que aspira a la verdadera vida con y para el otro en instituciones justas; por lo tanto, necesita de la comunicación con los demás induciendo: “estima del otro y no estima de mí”. Ponderémonos todos al escucharnos, al hablarnos.

 

• Dr. Luis Alberto Vázquez Álvarez, Ph.D. lagunero, catedrático del Tec de Monterrey, amante de la historia, la filosofía y la música. Luchador por la dignidad humana

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana