Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Banneruachorizontal
Lunes, 03 Enero 2022 22:25

Dogma de fe

Valora este artículo
(0 votos)

La búsqueda 

Marcos Durán Flores 

Hace 30 años del lanzamiento del Telescopio Espacial Hubble, que, desde entonces, ha estado volando sobre nosotros a unos 547 kilómetros sobre la Tierra orbitándola cada 97 minutos. El Hubble ha viajado miles de millones de kilómetros, fotografiando algunas de las galaxias más lejanas y antiguas jamás vistas por la Humanidad. 

 

Construido en honor del gran Edwin Hubble, quien se subió a hombros de gigantes como Tolomeo, Tales de Mileto, Copérnico, Kepler, Galileo y Newton, y lo hizo con un solo propósito: Llegar a ver más lejos y confirmar que jamás fuimos, no somos y tampoco seremos el centro del universo. Galileo ya nos había sacado de ese gran error, pero fue Hubble quien nos mostró un cosmos infinito y quien realizó un hallazgo dramático: Existen galaxias fuera de la nuestra, la Vía Láctea. La astronomía moderna asegura que existen más de 100 mil millones de ellas y en 1925, Hubble confirmó que Andrómeda es la más cercana a nosotros; apenas 2.5 millones de años luz de nuestro planeta. 

A Edwin Hubble se atribuye el descubrimiento astronómico más importante del siglo pasado: la confirmación de un universo en constante expansión. Esto provocó un cambio en la forma en que lo observamos y llevó a los científicos a calcular que hace alrededor de 13 mil 800 millones de años, el Big Bang dio origen a todo. El propio Einstein llamó al descubrimiento de Hubble como su peor error, pues en un principio creía que el universo estaba estático, lo que lo llevó a modificar su Teoría General de la Relatividad. 

Pero todo puede mejorar pues en la mañana de Navidad, en un puerto espacial en Kourou, Guayana Francesa, el enorme Telescopio Espacial James Webb fue lanzado al espacio por el cohete Ariane 5. Se trata de un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la canadiense, que combinó las mentes más brillantes de físicos, químicos y astrónomos para crear el telescopio más sofisticado de la historia de la humanidad. Su misión es descubrir lo primordial, es decir, el comienzo mismo del cosmos. Los hallazgos pueden revelar conocimientos sobre los orígenes de la vida en el universo incomprensible. 

El telescopio Webb inició un viaje de un millón y medio de kilómetros, hasta un punto orbital que le permitirá asomarse a los recovecos más profundos del cosmos y reescribirá su historia. Si funciona... Y es que se trata del mayor telescopio jamás construido a un costo de $ 10 mil millones de dólares, que hurgará en el espacio profundo, en un viaje en el tiempo, pues cuando miramos una galaxia distante a años luz de distancia, que se traduce en la cantidad de años que tarda su luz en llegar a la Tierra. 

También analizará si en algunos planetas se liberan sustancias químicas, como dióxido de carbono y la fotosíntesis. El análisis de los productos químicos en la atmósfera de un planeta no solo permitirá a los científicos buscar vida, sino que también les permitirá evaluar su posible habitabilidad. 

Acosada por una calamidad u otra, los humanos siempre han mirado a las estrellas en busca de respuestas. Hace cuatrocientos años aparecieron los primeros telescopios; hace 52 años, los humanos aterrizaron y caminaron sobre la luna. El telescopio Webb buscará los orígenes del universo y el fundamento elemental de la vida. Sus muchos descubrimientos esperados prometen agudizar y posiblemente revolucionar la astronomía, la física y la filosofía, y quizás, solo quizás, la cuestión de si estamos solos en el universo podría desaparecer para siempre. 

¿Pero qué se revelará? ¿El rostro de Dios? Quizás. O quizás una comprensión del misterioso proceso químico que provocó la insondable evolución cósmica que finalmente produjo el ingenio humano, que ahora ha enviado esta asombrosa aventura en la búsqueda de sus orígenes. 

El día de Año Nuevo, el comienzo del inmenso viaje del telescopio Webb a las profundidades del espacio para sondear la "luz original" del universo es maravillosamente simbólico. Es como si con esta máquina brillantemente elaborada, estuviéramos buscando no solo los orígenes del todo. 

La humanidad siempre ha sido una especie en búsqueda. ¡Que sea así! Y que el telescopio Webb nos acerque notablemente a la comprensión del cosmos y, por lo tanto, de nosotros mismos. 

@marcosduranf 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana