Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Banneruachorizontal
  • Novenoaniversariolaotraplana
Jueves, 07 Octubre 2021 11:54

MITOS Y NOVEDADES EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Valora este artículo
(0 votos)

 

Las Reformas Borbónicas y su impacto en la Nueva España

 

Jesús Vázquez Trujillo

En 1700 falleció el rey Carlos II, último monarca de la dinastía de los Habsburgo, casa reinante en España desde 1516 con el rey Carlos I y V de Alemania. 

 

Debido a los enlaces consanguíneos entre los descendientes de Carlos V, hechos con el fin de conservar intactos los lazos familiares ancestrales, Carlos II resintió ese choque genético, siendo un monarca de precaria y endeble salud física y emocional. 

Carlos II, era un hombre de mediana estatura, de complexión delgada y rostro enjuto y demacrado. 

Su pésima salud hacía que no pudiera tener descendencia, hecho que resultaba terrible para una monarquía dinástica como la española, aunque los miembros de la corte, así como la madre del monarca la que gobernaba a manera de reina regente, debido a la mala salud de su hijo. 

Pensaban que la infertilidad era de las mujeres que buscaban para hacerlas sus esposas. 

Su primera esposa, la reina María Luisa de Orleans falleció en circunstancias muy extrañas y sin haberle dado un heredero a la monarquía española. 

Probaron casando al enfermizo monarca con la duquesa Mariana de Neoburgo, a la que su marido le parecía repulsivo. 

Pese a esto, la reina consorte cumplía con sus deberes maritales mismos que no fructificaron. 

La infertilidad del monarca español, así como su mala salud provocaron una disputa entre las diversas casas reinantes en Europa, por ver cual dinastía se quedaba con el trono y la corona hispana. 

En su testamento Carlos II estableció que a su muerte heredaría el trono español, así como sus posesiones territoriales en ultramar (Las filipinas en Asia y los virreinatos en América), su sobrino – nieto el duque Felipe de Anjou, nieto del rey Luis XIV de Francia. 

Ésta decisión de legarle el trono español a un francés, provocó la guerra de sucesión española, conflicto que se prolongó por 13 años 1700 – 1713, guerra librada entre Francia y el Sacro Imperio Romano – Germánico, que deseaba que su candidato el infante Carlos de Austria ocupara el trono de España como Carlos III. 

Hay que destacar que Carlos II, le legó el trono español a Felipe de Anjou, pese a la aversión que le provocaba todo lo francés. 

Eso sí, el único codicilio (La única condición) que Carlos II puso en su testamento es que las coronas española y francesa no debían de unirse, tenían que permanecer separadas e independientes. 

El 16 de noviembre de 1700, el duque Felipe de Anjou entró a Madrid para ser coronado rey de España, bajo el nombre de Felipe V. Siguiendo la cronología real española. 

Una vez en el poder, Felipe V impulsó una serie de medidas legislativas que cambiarían drásticamente a la administración pública, tanto en la metrópoli como en sus colonias americanas y asiáticas. 

Éstas disposiciones de carácter jurídico – político, recibieron el nombre de Reformas Borbónicas, que tuvieron un efecto negativo en las posesiones españolas del continente americano, pues les quitaba la autonomía política de la que los otrora reinos de ultramar habían gozado con los Habsburgo. 

Se le restaba facultades a las instituciones virreinales, como eran el virrey y la iglesia. El clero aparte de su labor pastoral y espiritual ejercía las funciones de una institución crediticia, otorgando préstamos a los novohispanos con una tasa de interés muy baja con cómodos pagos mensuales. 

Con las Reformas Borbónicas, la corona española asumió esas funciones, con la emisión de los Vales Reales, los cuales se volvieron imposibles de pagar, ya que los intereses eran excesivamente altos, al grado tal, que muchas personas perdieron sus casas al no poder pagar el gravamen hipotecario que pesaba su propiedad. 

Eso sin contar con que la población criolla fue destituida de los cargos públicos, los cuales fueron ocupados por los peninsulares. 

El rey Felipe V, envió a la Nueva España al visitador general José de Gálvez para realizar un cambio en la administración pública novohispana, así como hacer cambios en la división político – administrativa del mapa territorial del virreinato, con el objetivo de centralizar el poder político de las colonias americanas, la Nueva España quedó dividida en 12 intendencias, más las provincias internas de oriente y occidente. 

Las intendencias eran gobernadas por intendentes, que tenían amplísimo poder económico, jurídico y político sobre la jurisdicción territorial en la cual gobernaban. 

Sin embargo, los intendentes dependían directamente de la Ciudad de México, es decir estaban controlados por el virrey en turno. 

Otra disposición de las Reformas Borbónicas, consistió en ordenar la expulsión de los miembros de la Compañía de Jesús, la orden religiosa de los jesuitas, de todos los dominios del imperio español, en 1767 por cuestionar el absolutismo monárquico ejercido por el rey Carlos III. 

Las Reformas Borbónicas, fueron una de las causas externas para que la Nueva España buscara independizarse de la metrópoli en 1808 y 1810.  

Las 12 Intendencias de la Nueva España, instituidas por el visitador general José de Gálvez 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana