Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Viernes, 20 Noviembre 2020 00:08

EN EL TINTERO

Valora este artículo
(0 votos)

Alianzas “impensables”

Jessica Rosales

De “impensable” calificó el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN en Coahuila, Jesús De León Tello, la posibilidad de que se establezca una alianza con el PRI en las próximas elecciones en las que se renovarán diputados federales y alcaldes en esta entidad.

Y es que a nivel nacional, desde hace semanas se cocina una estrategia de coalición entre el PRI, PAN y PRD para algunas entidades a fin de que en el 2021 puedan enfrentar el fenómeno de Morena que aún prevalece en algunos casos, sólo gracias a la figura de Andrés Manuel López Obrador.

El panista coahuilense asegura que se trata de una decisión que se dejará a los consejos estatales, aunque todos sabemos que “Donde manda capitán, no gobierna marinero”, y esto se decide en las grandes cúpulas. No por nada vimos una fotografía anunciando esta estrategia con los dirigentes nacionales del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas; del PAN, Marko Cortés Mendoza; y del PRD, Jesús Zambrano Grijalva.

No obstante, hay que decir que Coahuila es si no es que el más, uno de los estados más priistas, donde posiblemente no sea muy bien vista esta alianza entre la militancia tricolor y la propia albiazul, pero obviamente hay estrategias disfrazadas que seguramente concretarán esas alianzas.

No es difícil saber que personajes como el panista Marcelo Torres Cofiño pueda llegar fácilmente a la alcaldía de Torreón o Alfredo Paredes a una diputación plurinominal, tal vez no abiertamente en una alianza con el PRI, pero sí en una negociación donde el tricolor les deje el camino libre.

Aquí el objetivo común es sacar a Morena de la jugada, pues la fuerza que tomó por López Obrador ha traído más estragos que beneficios, por el simple hecho de que aquellos representantes de estos institutos políticos hayan llegado por pura suerte, mediante una tómbola que no garantiza la capacidad en su desempeño frente a los cargos para los cuales fueron elegidos.

Entonces, en Torreón, sinceramente uno de los mejores cuadros es Torres Cofiño que no tiene antecedentes que puedan ensombrecer su candidatura a diferencia de Guillermo Anaya, un cartucho ya muy quemado, y otros cuadros que no tienen relevancia. Ahí el principal contrincante es el exniño azul, el ahora morenista Luis Fernando Salazar Fernández.

Otro de los retos es la Cámara de Diputados, el PRI ya filtró a sus gallos. Como lo publicó El Marquez, los prospectos son Por el Distrito 1, Francisco Saracho Navarro, actual secretario de Inclusión y Desarrollo Social; en el Distrito 2, la alcaldesa de San Buenaventura, Gladys Ayala Flores; en el Distrito 3, Cristina Amezcua Villarreal, quien por ahora se desempeña como titular de la Oficina de Recaudación de Rentas en Monclova; y en el Distrito 4, de Saltillo, Enrique Martínez y Morales.

En el Distrito 5, de Torreón, el candidato será José Antonio Gutiérrez Jardón, ex regidor y extitular de la Unidad de Atención Regional de La Laguna; en el Distrito 6, también de la Perla de La Laguna, la nominación está entre Flor Estela Rentería, coordinadora de Servicios Educativos en La Laguna, y María de Lourdes Quintero Pámanes, representante del Gobierno de Coahuila en la Ciudad de México; y en el Distrito 7, el abanderado del PRI será el exalcalde, dos veces diputado federal y actual secretario de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Jericó Abramo Masso.

Se habla que en las diputaciones federales para el PAN sería el alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante en el 5; y Alfredo Paredes para el distrito 3.

Así que aunque no vea abiertamente una alianza “impensable” como lo diría Chuy de León, las negociaciones existen y estas se cocinan desde las grandes cúpulas, digan lo que digan, las dirigencias y consejos estatales.

@jesyrosales

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana