Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Miércoles, 18 Noviembre 2020 13:41

UNA SOLUCIÓN PARA MÉXICO Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

A mis hijos, León y Alonso

 

No vayan a ninguna guerra si los generales no van al frente. EA

Emanuel Alvarado

Una de mis ocupaciones preferidas es la de pensar. Y numerosas veces he pensado en la posible solución a los problemas que aquejan a mi país, particularmente respecto a la inseguridad en que vivimos y la corrupción de los “servidores públicos” (quienes por lo general no tienen consciencia del significado de servicio público ni vocación ni consciencia social y menos espíritu de servicio).

 

Como en todo habrá sus excepciones pero lo malo es que esos dos temas, la inseguridad y la corrupción, han estado tanto tiempo y de tan diversas maneras que ocasionan tal grado de daño que cuesta trabajo pensar en esas rarezas o pensar que alguien se salva. ¿Tenemos un prejuicio sobre todos ellos, agentes de seguridad y empleados en el gobierno?, sí, definitivamente porque se lo han ganado con creces (la denuncia interna es ineficaz, insuficiente o inexistente, todos eluden su responsabilidad primera que es la de denunciar a jefes y superiores; por lo tanto son parte por omisión, cohecho y coparticipación).

EL DEBER DE TODO MEXICANO

Haznos un favor: denuncia, denuncia, denuncia. Cuando expreso: «Una solución para México» expongo una idea, no la única, pero sí una posible y en eso trataré de ser claro bajo estas consideraciones:

1. El gobierno, en su conjunto de niveles, es responsable de la seguridad pública de toda nuestra nación, sus habitantes y ciudadanos. Ante la falta de este cumplimiento y mandato constitucional los ciudadanos debemos tomar medidas urgentes, que nos guste o no debemos hacerlas, por el bien de todos…

2. LA CORRUPCIÓN es un entramado que fluye de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba por diversas índoles: por intereses de un alto funcionario o por un agente de tránsito que está metido en complicidad con un superior o por decisión propia y que se quiere embolsar indebidamente varios cientos de pesos al día… O por un “ciudadano” que no quiere irse a formar para pagar una multa de un ilícito que él cometió y prefiere dar una mordida…

3. LA GENTE de todas las edades, menores incluso y adultos mayores incluidos, pasando por todos los estratos sociales involucrados en la venta (y el consumo, origen de muchos de los males) al por menor o por mayor de todo tipo de drogas, alcohol y cigarros; es decir, venden vicio a otros tantos nichos “de mercado”, que van desde niños hasta “venerables” ancianitos, a cuál más de todos grandes y comunes consumidores… Porque TODO AQUEL QUE CONSUME es cómplice, partícipe y culpable de todos los crímenes que se generan y motivan por su consumo personal…

4. EL COBRO DE PISO deleznable en todo sentido, tanto del que paga como del que cobra… similar a una acción típica del medievo, donde los delincuentes, como señores feudales, sintiéndose dueños de tierras y hombres hacen lo que quieren sin más ley que la de la fuerza, la amenaza, el homicidio y la presión (física, violenta o psicológica) frente a un montón de ciudadanos inertes, indefensos, amenazados, sumisos y temerosos porque no existe un Estado que los proteja…

5. LA PROPAGANDA CRIMINAL, sin sentido, enajenante y vulgar en la forma de series, películas, documentales, noticias, etcétera, que lejos de impulsar desprecio y medidas de contención la propagan a los cuatro vientos como “héroes” “heroínas” y falsos ídolos, ejemplos a seguir por parte de todas las huestes ignorantes, ciegas y francamente estúpidas…

6. LAS INJUSTICIAS y vejaciones contra la mujer en todos los ámbitos de la vida cotidiana y pública… niñas, adolescentes, mujeres jóvenes, mujeres maduras, ancianas, ninguna se salva del machismo opresor, de su aparente debilidad histórica, de la subvaloración, del inhumano trato que se les da, de las violencia de todo tipo y clase: psicológica, económica, física, verbal, sexual, “amorosa”, laboral, política, violaciones a todo su ser, a sus derechos, a su vulnerabilidad e indefensión ante una fragilidad asumida

7. LA VIOLENCIA por doquier: asaltos a mano armada, robo de múltiples formas a casa-habitación y a negocios, ataques sexuales, acoso, estrés, histeria, amenazas, asesinato, balaceras, pleitos, peleas, discusiones…

8. EL MALTRATO INFANTIL generalizado. Faltas a sus más elementales derechos, un Estado que los ignora (que no lleva un registro poblacional y seguimiento a través de un Trabajo Social eficiente y programado). Menores maltratados que reciben todo tipo de vejaciones por parte de todos: familiares, maestros, vecinos, “amigos” y rematando con el desprecio y olvido de las autoridades correspondientes y del Ministerio Público. Las niñas y niños como carne de cañón, expuestos a todo tipo de peligros y ataques de otros niños violentos y homicidas y de adultos (ministros de todos los cultos, padres, tutores, familiares) que tienen el deber jurídico y ético de cuidarlos…

He tratado de resumir los males sociales más visibles. Tenemos que decidir cosas como ciudadanos que no deberíamos si existiera verdadera justicia social y paz irrestricta, estado de derecho o un ambiente seguro y sano… Pero ante la falta de eso, además de la organización ciudadana, política y social, se deberán tomar decisiones personales, familiares y colectivas. Yo centro mi esperanza principalmente en las decisiones individuales, sólo con ellas podremos rescatar a este país. 

LA POSIBLE SOLUCIÓN

Es muy complicado que un gobierno, emanado de cualquier partido político o mixto, acabe con todos esos males: Extorsión, consumo, violencia e injusticias. Como sociedad deberemos ser muy críticos y muy inteligentes para encontrar el equilibrio social que nos permita tener un destacado desarrollo integral. Será deber de todos sumarnos a la solución. Pero particularmente cada uno de nosotros debemos tomar decisiones conscientes que nos permitan detener las problemáticas y así podamos avanzar hacia un futro promisorio.

En las grandes y revolucionarias decisiones personales se halla la solución para todos los problemas que enfrenta México. Sólo saldremos de estas penosas —y vergonzosas— situaciones si cada mexicano decide, en su fuero particular y privado, salvaguardar los valores que imperan en las sociedades más civilizadas; por ello más humanas y valiosas. Así avanzaremos sin detenernos. Sólo una respuesta colectiva desde lo individual será capaz de destronar el estado de indefensión, barbarie y salvajismo homicida en que se encuentra nuestro querido México.

 

©Emanuel Alvarado, 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FB: @EmanuelAlvaradoEscritor 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana