Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Martes, 17 Noviembre 2020 17:21

A LA BÁSCULA

Valora este artículo
(0 votos)

 

Agotamiento físico y emocional

Julián Parra Ibarra

Nueve meses después de la aparición de la pandemia en nuestros estados de Coahuila y Durango –el primer caso en el mundo, casualmente, este martes cumplió un año-, el terreno que estamos pisando de pronto nos parece más pantanoso e incierto que el que experimentamos al principio de todo esto.

 

El tan tenido rebote en el número de casos y de fallecimientos obligó a las autoridades a endurecer las medidas hacia la población, con la finalidad de inhibir la movilidad, y con ello intentar romper la cadena de contagios, aunque como sociedad parece que respondemos sólo con medidas coercitivas, antes que hacerlo de manera responsable, por iniciativa propia.

El problema que se viene presentando, si bien no es tanto por falta de camas, de capacidad hospitalaria, sí lo es por la falta de médicos especialistas, capacitados para poder atender pacientes Covid. Ambos estados, Coahuila y Durango, mantienen abierta la convocatoria para la contratación de médicos de cualquier parte del país, que estén dispuestos a venir a ayudarnos a salir del atolladero en que, como sociedad en su conjunto, nos hemos ido metiendo nosotros mismos.

El problema es que la mayor parte de los estados del país se encuentran en una situación muy similar a la nuestra y también requieren médicos. Esa es la principal carencia, porque la mayoría de nuestros médicos (as) y enfermeras (os) ya están terriblemente agotados física y mentalmente, amén de que una cantidad importante se nos contagió, y muchos perdieron la propia tratando de salvar otras vidas.

La capacidad de nuestro personal de salud, de los que se han mantenido en la primera línea está sumamente mermada, y por lo tanto su capacidad de respuesta no es la misma. No es que no quieran, es que física y emocionalmente es tanto su desgaste, que ya no pueden responder con la misma fortaleza que lo hicieron al principio de la pandemia.

Ojalá providencialmente bajara un rayo del cielo y nos hiciera entender que si nosotros de manera individual, familiar y colectivamente, que si no actuamos con responsabilidad y aportamos la parte que nos toca, nada ni nadie nos va a venir a solucionar el terrible momento que estamos viviendo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@JulianParraIba

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana