Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Viernes, 13 Noviembre 2020 10:24

Polarización y doctrina

Valora este artículo
(0 votos)

 

Miguel Francisco Crespo Alvarado

Hay quienes no encuentran defecto alguno a la gestión del presidente López Obrador. Otros, aunque los distingan, se sienten obligados a no reconocerlos públicamente. Algo similar sucede en el sentido contrario: aquellos que no reconocen nada bueno de su gobierno y los que, a pesar de que en su fuero interno saben que ha habido aciertos, se prohíben a sí mismos hablar del asunto. 

 

La polarización en México está así construida; por bloques en los que se aceptan, tanto a los ingenuos como a los deshonestos. Los unos realmente incapacitados para ver; los otros, para aceptar que la razón no está toda de su parte, sino que la comparten, aunque sea un poco, con los de bando contrario. 

Para colmo, esa polarización no se organiza en torno a un modelo al que se le considera como el ideal (aunque se utilicen etiquetas como “izquierda” o “neoliberalismo”) sino alrededor de un individuo al que se le beatifica o sataniza, según sea el caso. 

Vivimos así la política: como si fuese un dogma religioso. Pero, además, a la usanza propia de la tradición judeocristiana de la que somos herederos. No sólo deificamos o satanizamos al personaje entronado, sino que, además, descansamos toda responsabilidad en él y reducimos la nuestra a creer, o no hacerlo, como si se tratara de un acto de fe. 

Pero, lo peor es ese "espíritu evangelizador" que nos lleva a tratar de convencer a los demás. Esa idea de que nuestros argumentos son los únicos válidos y suficientes para explicar lo que ocurre. Y de que, quien no los comparte, es un "infiel y un hereje que amerita ser condenado". 

Ojalá y que, por el bien de México, abandonáramos esa forma doctrinal de vivir la política. Sería deseable que, al menos, dejáramos de tratar de convencer a los demás y permitiéramos que sean sus propias reflexiones las que les conduzcan a ejercer su derecho a tener una preferencia partidista. Así, al menos, habría menos discusiones estériles, de esas que hoy tanto abundan en los grupos de WhatsApp y en las redes sociales.

 

Doctor en Ciencias Aplicadas. Director del GIISI S.C. Miembro fundador de la Escuela Latinoamericana de Pensamiento y Diseño Sistémicos. Integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Coahuila.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana