Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Miércoles, 11 Noviembre 2020 10:45

IN PRINCIPIO ERAT VERBUM

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Ciencia y tecnología para la paz y el desarrollo

 

“La ciencia nos enseña, en efecto, a someter nuestra razón a la verdad y a conocer y a juzgar las cosas tal como son, es decir, como ellas mismas eligen ser y no como quisiéramos que fueran”. Miguel Unamuno

 

Simón Vargas Aguilar

Con el transcurrir de los años nos hemos habituado a noticias que detallan descubrimientos científicos o explican creaciones tecnológicas que revolucionan el mundo; y es que quizá la ciencia y la tecnología han estado en nuestra vida desde hace tanto tiempo que su presencia ha comenzado a pasar desapercibida, sin embargo, como recuerdo de su importancia quedará marcado el 2020. 

 

Este año demostró, de forma trágica, la importancia de ambas, y es que la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2 golpeó de tal forma, que de manera súbita nos recordó, así como nuestra vulnerabilidad la dependencia hacia la tecnología y lo invaluable de los descubrimientos científicos.

En definición de la Organización de las Naciones Unidas: La ciencia es la herramienta que el ser humano ha creado tanto para comprender el mundo que le rodea, como para aplicar esos conocimientos en su beneficio, además de que ésta juega un papel fundamental en la construcción de la paz al fomentar la cooperación internacional para alcanzar el desarrollo sostenible.

Ayer 10 se celebró el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, conmemoración significativa en momentos como los que vivimos; porque ante los desafíos de salud, económicos, ambientales, sociales y académicos, la única vía posible para encontrar soluciones es enfocarnos en el desarrollo de avances científicos y en el mejoramiento de la tecnología. Hoy más que nunca es importante que tanto gobiernos como empresas privadas dediquen recursos a la investigación para lograr así un desarrollo integral. 

El tema se ha convertido en un tópico importante para las instituciones gubernamentales, de acuerdo al informe Políticas públicas e instrumentos para el desarrollo de la cultura científica en América Latina publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO): “La Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) juegan un rol clave tanto como motor de progreso y como herramienta de transformación social y económica, convirtiéndose incluso en una base para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030. En este marco, la cultura científica es la base para ampliar capacidades de innovación e investigación y desarrollo experimental (I+D) en la sociedad, además de ser una herramienta clave en la construcción de ciudadanos del conocimiento”.

Estamos viviendo una era de descubrimientos cruciales, los cuales han impactado en la forma de percibir y resignificar la vida; es innegable que nuestra existencia se ha transformado con el paso de los años, pero la ciencia debe convertirse en una prioridad para las agendas nacional y mundial, porque, ¿qué seríamos sin una Marie Curie que estudió profundamente la radioactividad, o un Alexander Fleming quien profundizó en las capacidades antibióticas de la penicilina, o bien un Wilhelm Roentgen quien de forma accidental encontró los rayos X?

Frente a los difíciles momentos que atravesamos es importante renovar nuestro compromiso, e incluso hacer énfasis en que la ciencia debe ponerse al servicio de la sociedad como un instrumento para erradicar la pobreza, mejorar la situación alimentaria o crear condiciones para disminuir el cambio climático y no solamente en la creación de armamento y/o implementaciones bélicas.

Y es que, si bien es cierto que muchas de las creaciones tecnológicas han surgido por el desarrollo de guerras, en una era como la nuestra, la ciencia debe enfocarse en la preservación de la paz, en fortalecer la seguridad y en generar trabajo coadyuvado que permita hacerles frente a las grandes incógnitas que aún nos quedan por conocer. Evitemos dividirnos y enfrentarnos, por el contrario, pensemos en estas importantes áreas como puntos de unión y no como aspectos que se traduzcan en conflictos.

 

Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación. 

Lagunero. Consultor en Seguridad, Justicia, Política y Educación. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Coahuila. Cuenta con diplomados en Seguridad Nacional y Análisis Político por la UIA y el ITAM. Es egresado del Programa de Alta Dirección de Empresas AD 2010-11 del IPADE Business School. Columnista en La Jornada, Eje Central, La Silla Rota y La Otra Plana.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana