Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
  • Banneroctavoaniversariolaotraplana
Domingo, 11 Octubre 2020 16:08

CASA DE LA PALABRA 

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

MORENA SIN LIDERAZGO

Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podamos vivir en armonía y con iguales posibilidades. Nelson Mandela

 

Emanuel Alvarado

No, no y no, parece decirnos MORENA, una y otra vez, que como partido político nacional parece que no quiere entender, no quiere actuar y no se van a poner de acuerdo para luchar por los grandes intereses de la Nación.

 

Sus miembros se acabarán entre ellos con más de lo mismo: las rebatingas políticas de siempre, los intereses de grupúsculos y sus ambiciones personales (por eso deleznables, estúpidas e incomprensibles).

Se les olvida que tienen por debajo como base, entre ellos como deber y por encima de ellos como principios: estatutos, reglamentos, leyes y una Constitución que deberían respetar para no ser precisamente más de lo mismo: políticos vulgares.

No lo entendieron, no llegaron por ellos ni por sus propias acciones ni por supuestas habilidades políticas. Llegaron por la simple y llana razón de que un hombre encabezó un auténtico liderazgo; sólo porque un politólogo empecinado, terco y obstinado persiguió un sueño, su sueño: hacer algo valioso por este su país. Del que aún creo podrá salir bien librado; que su proyecto de nación, si no florece como debía, no se deberá a él sino a la reticencia y a los contras y peros que se halló en el camino, curiosamente muchos de ellos provenientes de su propio partido.

Andrés Manuel es un demócrata y un nacionalista, cree en el valor de la democracia y en el servicio público honesto. Los calculadores calcularon mal, pensaron que se metería a dirigir el partido, pues no. Se los dejó “a los suyos” en bandeja de plata ¿y qué hicieron? Lo partieron, lo dividieron, lo hicieron añicos. Por su ambición desmedida, por sus egolatrías que son más pesadas que su afecto al pueblo (del que no tienen idea) y por sus miradas truncas y egoístas (por sobre todo lo que está frente a ellos: una sociedad indefensa que necesita ayuda).

Toda esa camarilla llamada MORENA, huestes envilecidas por la ambición de poder no son más que espíritus malignos enfermos del síndrome de Sméagol-Gollum, corriendo tras una joya que les otorgue un poder inmenso en su cabeza obnubilada por la ambición personal, los intereses mezquinos y la blandura de su proclividad para inclinarse (y venderse) a los intereses históricos de siempre.

No existe pues un liderazgo en MORENA, ya no digamos auténtico, me conformaría con uno honesto. Alguien lo suficientemente decente como para que pudiera llevar el barco más o menos a buen puerto. Porque si una sombra pende sobre MORENA es aquélla sobre su suerte y destino… 

AMLO deslindado, fiel a sus principios de no intervención, hasta con eso ha cumplido. Quizá resulte el único (después de su mandato presidencial) que pueda capitalizar los descalabros de MORENA siendo como es hoy su presidente fundador y su líder moral. MORENA no lo merece porque no lo han entendido ni lo harán.

No descarten que lo veamos, una vez terminado su periodo, levantar el ancla e irse para formar otra organización política: el Partido del Pueblo, porque a fin de cuentas, ya lo vimos, el hombre tiene potencial para eso y más.

Creo, al cierre de esta columna, que los dos “líderes” nacionales para dirigir MORENA serán insuficientes. Porfirio Muñoz Ledo tiene experiencia, Mario Delgado habilidad política. Quizá juntos harían una presentable mancuerna, unificarían a una buena parte del partido y se unirían su experiencia y habilidad para promover a su partido a otro estadio, a otro estatus, a uno que funcione y que le pueda dar a MORENA lo que tanto necesita: dirección y liderazgo. Para ello tendrían que sentarse, no a ponerse de acuerdo, sino a reflexionar y de todo corazón saber que los intereses de los mexicanos están por encima de todos ellos juntos o revueltos. Eso señoras y señores sería estar a la altura de las circunstancias. Discutir lo que conviene a México, lo que sería mejor para todos, incluso para ellos. De un histórico acuerdo como éste podrían salir las raíces nuevas para un país saludable.

 

©Emanuel Alvarado, 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FB: @EmanuelAlvaradoEscritor 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana