Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
  • Banneroctavoaniversariolaotraplana
Sábado, 03 Octubre 2020 10:43

Ser oposición

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Miguel Francisco Crespo Alvarado

Vivimos la política de manera más pasional que racional. Las emociones son las que conducen nuestra acción y lo hacen cada vez de una forma más simplista reduciendo las posibilidades a sólo dos opciones: o estás con un bando o con el otro. No es un fenómeno que se presenta sólo en México. El mundo occidental -y el occidentalizado- está siendo testigo de múltiples ejemplos de una polarización que reclama nuestro lado más irracional. 

 

La indistinción ideológica facilita que así ocurra. Vivimos en una época en la que, a prácticamente cualquier cosa se le puede etiquetar como de “izquierda” o de “derecha”. La posverdad facilita que se desestimen los criterios clasificatorios. Los políticos y sus partidos o movimientos deciden acomodaticiamente lo que van a llamar neoliberal y a lo que calificarán de comunista. La tradición del pensamiento filosófico, social y político no parecen tener cabida alguna. 

En tal escenario ser oposición puede significar que se caiga exactamente en el mismo lugar en el que se ubican los oficialistas. Las mismas formas autoritarias que se observan de un lado, pueden estar siendo ejecutadas en el otro, incluso cuando no se tenga el poder formal. Para decirlo de manera directa, FRENAAA no luce muy diferente a Morena ¡Vaya! ¡Hasta en la fonética!

Sin obviamente percatarse, FRENAAA está jugando exactamente al mismo juego que el presidente; lo que termina beneficiándolo a él, pues es él quien colocó las reglas. No es la primera vez que ocurre algo así. Tanto les preocupa el caso Venezuela pero son incapaces de observar que su forma de ser oposición, más movida por la víscera que por la astucia, resulta sumamente similar a la que ha perpetuado en el poder al chavismo venezolano. 

El problema es que intentan cambiar, con sus emociones fuera de borda, las pasiones de los otros. Es como pretender que un fanático del equipo de fútbol América deje su afición a partir de las bromas, insultos y descalificaciones que suelen recibir. Lo que termina ocurriendo es exactamente lo contrario: su fanatismo se enaltece al grito de “¡ódiame más!”. Algo similar sucede con quienes han optado por ser la “porra brava” del presiente. Para ellos no hay argumentos válidos porque su decisión de apoyar no pasa por allí. 

Pero en nada son distintos quienes siguen a FRENAAA, su decisión en tan pasional como la de sus adversarios. Unos y otros fomentan la división a partir del desconocimiento sistemático e irreflexivo de la parte de razón que está en su contraparte.  Ambos conducen al país hacia un destino que de ninguna manera es conveniente para nadie, ni siquiera, para el máximo beneficiario de la polarización actual: López Obrador. 

Conquistar la mayoría en las urnas exige en el presente mucha más astucia que la hasta ahora mostrada por los partidos tradicionales o por FRENAAA. Pero ese tipo de inteligencia (la astucia) no es compatible con lo pasional; todo lo contrario, exige un muy importante nivel de frialdad y de meditación pausada. Si su apuesta sigue siendo la confrontación abierta, los gritos y los sombrerazos, lamento decirles que por mucho tiempo van a ser oposición. 

 

Doctor en Ciencias Aplicadas. Director del GIISI S.C. Miembro fundador de la Escuela Latinoamericana de Pensamiento y Diseño Sistémicos. Integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Coahuila.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana