Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Jueves, 30 Julio 2020 14:11

A LA BÁSCULA

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

El colmo del cinismo

Julián Parra Ibarra

Resulta verdaderamente inconcebible e indignante escuchar –o leer- las declaraciones vía sus abogados defensores, de los procesados Emilio ‘L’ y César ‘D’, mejor conocidos en el bajo mundo del hampa como Emilio Lozoya Austin y César Horacio Duarte Jáquez, y para mayores señas ex director de Pemex el primero, y ex gobernador de Chihuahua el segundo.

 

El norteño y regordete ex mandatario norteño, entre muchas otras lindezas que hizo bajo su mandato, fue desviar recursos del erario para fundar su propio banco, amén de las enormes propiedades de ranchos ganaderos y de crianza de caballos diseminados por todo el ‘Estado grande’, que de pronto le aparecieron entre sus propiedades.

El pobrecito ex gobernador priista chihuahuense se dice ahora víctima de una persecución política orquestada según él por el panista Javier Corral, quien le sucedió en el cargo, y a través de su defensa le dice al juez de la causa que su vida corre peligro si regresa a México, y ese sería su principal sustento para evitar que sea extraditado para que enfrente en nuestro país todas las trapacerías que cometió cuando tuvo el poder en sus manos.

Según la defensa de Duarte, Corral ha insistido durante tres años en su extradición, para ocultar el mal desempeño que ha tenido como gobernador, y además quiere utilizar su caso para proyectarse políticamente, a nivel incluso de buscar la presidencia de la República.

A pesar de que hay suficientes pruebas, testimonios, videos y documentos que le colocan el agua ‘hasta el cuello’, el otro caso de los dos que mencionamos, el del ex director de Pemex, se dice inocente de todos los cargos que se le imputan, y en el colmo de la victimización, el pobrecito de Emilio Lozoya se dice ‘intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado’ para participar en los hechos que se investigan.

Pobrecito él, imagínese que fue utilizado como instrumento para obligarle a tener las residencias de super lujo que tenía y presumía –seguramente obligado, instrumentalizado, a hacerlo contra su voluntad-, en la Ciudad de México e Iztapa Zihuatanejo, ésta última, obligado e instrumentalizado a aceptar de parte de Altos Hornos de México apenas unos días después que Pemex autorizara la compra de la planta chatarra de Agronitrogenados.

Pese a que el juez que le sigue la causa le vinculó a proceso podrá seguir éste en libertad condicional, es decir, sin siquiera pisar la cárcel. De momento seguirá en el hospital privado en el que actualmente vive, posterior a su alta podrá ir a algún otro lugar, menos la prisión -de acuerdo con el trato de ‘testigo protegido’- acompañado siempre por un dispositivo móvil de localización, con el retiro de pasaporte y visa, además de la vigilancia permanente de la policía federal mexicana.

En ambos casos, pero sobre todo en el de Emilio ‘L’, lo que se espera es que no sea ‘instrumentalizado’ sólo para un golpeteo político, sino que, efectivamente se llegue hasta el fondo del asunto. La gente quiere ver resultados palpables, hechos del combate a la corrupción que nos dicen que es la bandera de este sexenio. 

Que si alcanza a uno o a dos ex presidentes y tienen que ir a la cárcel, adelante, sería histórico, y esas serías las máximas pruebas de que el combate y búsqueda de erradicar la corrupción es verdadera. De lo contrario, esto seguirá siendo ‘pan con lo mismo’.

Si son ex presidentes, ex secretarios, ex funcionarios de una dos o tres administraciones los que resulten implicados, que vayan a parar con sus huesos a la cárcel, pero que entre los sentenciados y encarcelados también vaya Emilio ‘L’, a quien por su valiosa colaboración y aceptación de ‘instrumentalización’, le han dado un trato que no tiene referencia en la historia de nuestro país, y a quien podría otorgársele una reducción en las penalidades que alcanza, pero no eximirle de que pague una pena corporal, más allá de la confiscación de los bienes que adquirió producto de sus operaciones ‘con recursos de procedencia ilícita’ y de sus acciones como ‘delincuencia organizada’.

Ya veremos los resultados finales del ‘Reality Show Emilio L’. Al tiempo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@JulianParraIba

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana