Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 14 Marzo 2019 12:58

A LA BÁSCULA

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Ciudad consentida

Julián Parra Ibarra

Por alguna extraña pero bendita razón, Torreón es una ciudad que -por decirlo de alguna manera-, es consentida por algunos de los más brillantes tenores en el mundo, lo que se agradece y además para los que habitamos en esta bella tierra, es un motivo de orgullo.

 

El próximo 4 de abril, el español –cuasi mexicano- Plácido Domingo, se plantará en la Plaza Mayor de Torreón, para ofrecer un concierto que ha sido denominado ‘Plácido le canta a Torreón’. El anuncio, fue realizado por el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, acompañado por el alcalde Jorge Zermeño, quienes de esa manera demostraron que la cultura, el arte, no tienen colores, ni siglas, ni ideologías políticas, sino que se convierte en un ente aglutinador que tampoco distingue niveles ni estratos sociales.

Durante el mismo mes de abril, pero de hace tres años -2016-, otro prodigio pisó esta misma tierra, el mismo escenario: Javier Camarena el ‘Príncipe entre tenores’, mexicano, quien entonces vino a ofrecer un concierto con motivo del ‘Día del Niño’ que cerca de 20 mil laguneros pudimos disfrutar, en lo que fue un homenaje a Francisco Gabilondo Soler ‘Cri-Cri’. Interpretó cerca de una veintena de los principales temas de nuestro muy mexicano ‘Grillito cantor’.

Un año antes, el mismo Camarena –considerado uno de los mejores tenores del mundo en la actualidad-, en 2015, el 9 de mayo de ese año para ser precisos, ofreció acompañado por la Camerata de Coahuila una gala de ópera en el teatro Isauro Martínez, escenario que los laguneros ni tardos ni perezosos abarrotamos completamente. Inmejorable escenario para una de las voces más educadas del planeta.

Mostrando una sencillez impresionante -escribí en este mismo espacio en su momento-, Javier eligió a Torreón como la ciudad en la que empezó su gira mundial, “y su sola presencia cautivó a los laguneros, a los que les ‘robó’ el corazón por su carisma y sencillez a pesar de encontrarse en la cúspide de su carrera profesional. Al final de su concierto, por la fecha en que éste se llevó a cabo, de manera imprevista les cantó ‘las mañanitas’ a las madres de la Comarca Lagunera”, escribí entonces.

Entre la gente de La Laguna y Javier Camarena, dije entonces, se dio un ‘amor a primera vista’ me parece que bien correspondido.

Torreón también es un consentido del tenor mexicano Fernando de la Mora, a quien ya le perdí la cuenta de todos los conciertos que ha ofrecido en esta tierra, pero dos son sumamente significativos: el que ofreció en el 2007, la noche del 15 de septiembre, en el histórico Estadio de la Revolución, con motivo de la celebración del primer centenario de que Torreón fue elevada al rango de Ciudad. Igualmente, De la Mora le cantó ‘las mañanitas’ a nuestra ciudad en sus primeros 100 años de vida.

Después, en abril de 2014 –hace cinco años- Fernando vino también a cantarle a nuestra ciudad, en los eventos conmemorativos del primer centenario de la Toma de Torreón.

A De la Mora lo une un especial vínculo con nuestra ciudad: su tío Don Fernando Romo Gutiérrez, fue el primer Obispo de la Diócesis de Torreón a partir de 1958, y con ese motivo, Fernando viajaba a Torreón con una cierta regularidad.

Recuerdo que durante la época en que los niveles de violencia en nuestra Comarca Lagunera alcanzaron los niveles más altos, Fernando de la Mora vino a ofrecer un concierto al Teatro Nazas interpretando música mexicana y –me puedo equivocar, pero me parece que así fue- con el acompañamiento del mariachi de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Antes de iniciar su presentación, Fernando dirigió a los asistentes un mensaje que en ese momento fue bálsamo puro: Confesó que desechó los muchos consejos que le dieron personas de sus círculos allegados, que le sugerían no venir a Torreón en esos momentos por los altos niveles de violencia que se estaban registrando. Que pospusiera su visita para cuando llegaran mejores tiempos.

Eso, justamente el escenario que padecíamos los laguneros en ese momento, fue lo que lo motivó a venir. Dijo que si Torreón muchas veces le había abierto los brazos, lo menos que podía hacer era venir para a través de la música, del arte, solidarizarse con nuestra gente en los momentos más difíciles, y que esperaba que su voz y su música sirvieran como un respiro en medio de la violencia. Y sí, si lo fue.

Algo debe tener en especial Torreón, que es una ciudad consentida por los más grandes tenores. Y nosotros nos dejamos consentir ¡Bienvenido Plácido Domingo!

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@JulianParraIba

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana