Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Domingo, 03 Marzo 2019 21:52

La crisis de la política

Valora este artículo
(1 Votar)

 

 

Luis Eduardo Enciso Canales 

La profunda crisis que estamos padecemos en lo político, y que se comienza a sentir en lo social, inició hace ya algún tiempo, perdimos el rumbo ya que nos quedamos atorados en los viejos paradigmas heredados, impidiendo con ello avanzar en la construcción de nuevas formas de hacer política, de replantear escenarios y llegar, juntos, a nuevos acuerdos sin la necesidad de enfrentarnos. 

 

Hoy, hasta los que llegaron con el “nuevo” gobierno y se hacen llamar la cuarta transformación no son más que un refrito, no hay nada nuevo que ver ahí, es un Frankenstein armado con piezas de reúso importadas de otros partidos. 

Uno de los vicios que conlleva esta práctica lo estamos atestiguando con la rebatinga que predomina en Morena, entre propios y extraños por las ansias de poder, tratando de alcanzar un escaño, de lo que caiga, en los próximos comicios electorales y particularmente en Durango, lo que no vemos, porque es algo que sale sobrando, son las propuestas, los planes o proyectos, la capacidad, la visión, la experiencia, la preparación, la probada honestidad, eso es lo de menos, la “moda”, hoy, se llama Morena, así que todos le apuestan a que, pongan a quien pongan, ese va a ganar. 

Pero muy pronto también veremos que esa situación será resuelta con una vieja práctica, muy desgastada por cierto, el dedazo, costumbre anti-democrática que sirve para hacer baja la instrucción de las alturas para señalar al ungido, ¿Pero qué nos pasó? ¿En qué momento nos perdimos? 

Siempre he creído que para poder resolver un problema primero hay que reconocer que tienes un problema, esto conlleva una buena dosis de autocrítica que implica una gran capacidad para voltearnos a vernos de forma analítica y reflexiva, luego hay que conocer el problema y para eso se debe antes estudiar a fondo las causas, particularmente he aprendido que si no conoces lo básico, es decir, lo más elemental del problema entonces estas perdido, por ejemplo, hay que entender el concepto de lo que es la “política”, partiendo de su raíz etimológica, la política viene del griego polis, que es ciudad, es un vocablo que deriva de la politeia, así llamaban los griegos a la teoría de la polis (ciudad) o conocimiento de la ciudad, otro concepto ligado a la política es que esta es un arte social, arte de vivir en sociedad (de ahí su conocimiento), arte de las cosas del Estado, por eso Aristóteles cuando decía que el hombre es un “zóon politikón” se refería a que el hombre es un ser social, y algo que me parece clave es que esta palabra también está ligada a la “paideia”  es decir, la educación.

Entonces partiendo de esta información un político debe ser alguien informado, vinculado con la sociedad, que conozca bien cada una de sus problemáticas pero que además cuente con el conocimiento, la capacidad para su resolución y una visión, por eso creo que parte del problema radica en que hemos abaratado como sociedad el concepto de política y a los políticos.

En este país cualquiera puede llamarse político aunque no lo sea, no lea, no se prepare para ser, no pase por la universidad que lo forme en la administración pública, no se preocupe por conocer y vivir los problemas de su comunidad. 

La mayoría de estos se van formando sobre la marcha, “echando a perder se aprende” como luego dicen, aunque esto haya tenido un alto costo para el país, la ignorancia sobre el quehacer político arroja más daños colaterales que la propia corrupción, de hecho, el que alguien llegue a un puesto de decisión sin tener la capacidad es una forma de corrupción.

Ahora bien, el otro extremo de la política en México llegó con los tecnócratas con el arribo de los “técnicos” a la administración pública, pero esto no garantizo tampoco un éxito, Fox trajo consigo a los head-hunters (caza talentos) para que le ayudaran a contratar a las figuras más calificadas en un discurso afanado por refrendar sus muchas promesas de transparencia, cambio e implacable combate contra la corrupción que al final solo despertaron grandes expectativas, pero todo quedo en lo mismo de siempre, porque aquella visión de la administración pública solo era un fiel reflejo de su trayectoria empresarial. 

La cuarta trasformación ha traído consigo un amasijo inconexo de personajes que van desde académicos, hasta gente que no ha terminado una formación e incluso ni siquiera saben nada del cargo que les ha sido conferido, hoy México sigue atrapado en medio de la ocurrencia.       

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana