Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 31 Enero 2019 10:11

MITOS Y NOVEDADES EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Valora este artículo
(0 votos)

 

El tren pasa primero

 

Jesús Vázquez Trujillo

En 1958, último año del gobierno de Adolfo Ruiz Cortines, el presidente iba dejando al país sumido en graves conflictos sociales, pues existían miles de sindicatos obreros que no habían querido incorporarse a la CTM, es decir al sector obrero del PRI. 

 

Éstos líderes sindicales independientes, deseaban aumentos salariales justos, así como las prestaciones de ley para los trabajadores de sus respectivos gremios laborales. 

Los gremios sindicales que estaban en pugna con el gobierno federal eran el telegrafista, el electricista, el petrolero y el ferrocarrilero. 

El líder del sindicato ferrocarrilero, Demetrio Vallejo Martínez había emplazado a una huelga general y convocado a un paro en el servicio de ferrocarriles nacionales.

Solo había “Trenes Fantasma” (Sin carga, ni pasajeros), y los llamados “Trenazos” choques entre locomotoras. 

Esta actitud rebelde del sindicato ferrocarrilero, dejó atorados a miles de vacacionistas que pensaban salir de la ciudad durante la semana santa. 

En agosto de 1958, las demandas salariales de los ferrocarrileros fueron satisfechas. Obteniendo un aumento salarial, sí no de $ 350, sí se les otorgó de $ 215. Aunque Ferrocarriles Nacionales, solo pensaba otorgar $ 90 como aumento.

Adolfo Ruiz Cortines eligió, como su sucesor al Lic. Adolfo López Mateos, porque como secretario del trabajo, había disuelto muchas huelgas, y había declarado otras tantas inexistentes. 

Por lo tanto, sabría manejar a la perfección la huelga ferrocarrilera provocada por Demetrio Vallejo y Valentín Campa. 

Una vez en el poder, el presidente Adolfo López Mateos buscó entablar el dialogo con Vallejo y los otros líderes disidentes. 

Sin embargo, el tozudo de Demetrio Vallejo se rehusó a entablar cualquier negociación con López Mateos, arguyendo que ellos ya tenían sus exigencias y peticiones, las cuales deberían ser cumplidas al pie de la letra. 

Además, Demetrio Vallejo se atrevió a decir que en caso de que hubiera aceptado la entrevista con el presidente López Mateos, llevaría una grabadora para grabar todo lo que se dijo en esa entrevista, para tener con que defenderse en caso de que el presidente se retractara y/o negara los acuerdos a los que se hubiesen llegado en esa interlocución. 

Ante la actitud arrogante y despótica de Vallejo, el presidente Adolfo López Mateos, ordenó al Secretario de la Defensa Nacional, que enviara a elementos del ejército a recuperar las estaciones ferroviarias tomadas por los “Vallejistas”, así como disolver los mítines y las manifestaciones, al igual que la aprehensión de todos los líderes testaferros disidentes. 

Demetrio Vallejo Martínez, escoltado por elementos de la policía y del ejército.

 

 

Es así como, en marzo de 1959, los líderes del sindicato de trabajadores ferrocarrileros de la República Mexicana STFRP, Demetrio Vallejo Martínez y Valentín Campa, fueron aprehendidos, y procesados por el delito de Disolución Social, siendo encarcelados en la Penitenciaria de Lecumberri. 

Compurgando una pena de 11 años de prisión 1959 – 1970. Hasta que, en junio de 1970, el Delito de Disolución fue derogado del Código Penal Federal. 

 

“La Rielera” (Himno del Movimiento Ferrocarrilero)

Yo soy rielera y tengo mi Juan, 

él es mi vida yo soy su querer; 

cuando me dicen que ya se va el tren, 

adiós mi rielera ya se va tu Juan. 

Cuando dice el conductor, 

va salir para San Juan, 

le llevo su canastita 

con la que va a refinar. 

Tengo mi par de pistolas, 

con sus cachas de marfil, 

para darme de balazos 

con los del ferrocarril. 

Tengo mi par de pistolas 

con su parque muy cabal, 

una para mi querida 

y otra para mi rival. 

Adiós muchachos de Lerdo, 

de Gómez y de Torreón, 

ya se van los garroteros, 

ya se acabó la función. 

Tengo mi par de caballos 

para la Revolución 

uno se llama el Jilguero 

y otro de llama el Gorrión. 

Dicen que los carrancistas 

parecen un alacrán, 

cuando ven a los villistas 

alzan la cola y se van. 

So porque me ves de traje 

crees que te voy a pedir, 

solo quiero prieta chula 

tus favores conseguir. 

Si porque me ves con botas 

piensas que soy militar, 

soy un pobre rielerito 

del Ferrocarril Central. 

adelitas, revolucionarios, rielera.

 

 

Un juez penal, le dicta sentencia a Demetrio Vallejo Martínez. 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana