Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 03 Enero 2019 10:22

MITOS Y NOVEDADES EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

El proyecto monárquico de Mariano Paredes y Arrillaga

 

Jesús Vázquez Trujillo

El 30 de diciembre de 1845, la República de Texas se anexó formalmente a los Estados Unidos de América. 

El gobierno mexicano no reconoció esta anexión y formó un ejército para que recuperara a la provincia tejana. 

 

El presidente José Joaquín de Herrera puso al general Mariano Paredes y Arrillaga al mando de las tropas para recuperar Tejas. 

Sin embargo, en lugar de dirigirse allende el río Bravo, Paredes aprovechó que estaba en San Luis Potosí, para regresar a la ciudad de México y deponer al presidente Herrera mediante una asonada militar. 

El 1 de enero de 1846, el general Mariano Paredes tomó Palacio Nacional y al grito de ¡Orden y Monarquía! Hace prisionero a Herrera, obligándolo a dimitir ante el Congreso como presidente de México. 

Paredes asumió la presidencia el día 3 de enero, e inmediatamente convocó a un congreso constituyente para establecer una monarquía en México. 

Pues una guerra con los Estados Unidos era inminente, además de que la hacienda pública estaba en bancarrota. 

Por ello, Paredes consideraba que la única forma de salvar al país de la desintegración política y territorial era imponiéndole un rey español. 

Para lo cual creó un partido monárquico cuyo candidato era el infante Enrique de Borbón, primo y cuñado de la reina Isabel II. 

El general Gabriel Valencia, también se pronuncia a favor de Paredes y su proyecto monárquico. 

Desafortunadamente su proyecto no prosperó, porque el 8 de mayo Paredes en su calidad de presidente de la República recibió la declaración de guerra contra México de parte de la Unión Americana. 

Ante la cual, Paredes pide licencia para salir a combatir al invasor, dejando en su lugar al vicepresidente Nicolás Bravo. 

Sin embargo, el general José Mariano Salas se levanta en armas contra el gobierno de Paredes exigiendo su dimisión a la presidencia, así como la restauración del sistema federal. 

Paredes es derrotado por el cuartelazo de Salas, y huye a París, donde permanece hasta enero de 1848. 

Regresa a México para sumarse a la rebelión del fraile Doménico Celedonio Jarauta, que se oponía a la firma del tratado de Guadalupe – Hidalgo, con el que México entregó a los yanquis más de la mitad de su territorio. 

A esa rebelión también se sumó el liberal Manuel Doblado Partida, siendo derrotados en Guanajuato (entidad de la que Manuel Doblado era gobernador) por el general Anastasio Bustamante. 

Mariano Paredes y Arrillaga fue exiliado de nuevo, pero fue incluido en una amnistía general en abril de 1849. Regresó a México; Jarauta fue fusilado y él fue confinado a un convento en la ciudad de México, donde murió en la pobreza el 7 de septiembre de 1849, a los 52 años de edad. 

 

General Mariano Paredes y Arrillaga, Presidente espurio de la república en 1846.

 

 

 

Enrique de Borbón, candidato del partido monárquico al trono de México en 1846 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana