Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 27 Diciembre 2018 11:34

MITOS Y NOVEDADES EN LA HISTORIA DE MÉXICO

Valora este artículo
(1 Votar)

 

Las tomas de posesión en México

Jesús Vázquez Trujillo

Desde que se constituyó el virreinato de la Nueva España en 1535, se creó toda una parafernalia con el objetivo de hacer ostentosa la entrega del poder a los virreyes. 

Para realizar dicha ceremonia, el virrey saliente tenía que dirigirse a la ciudad de San Cristóbal Ecatepec (Actual Estado de México). 

 

En dicha ceremonia, el virrey saliente le entregaba al entrante un “Bastón de Mando”, así como un informe general del estado en que entregaba la administración pública virreinal. 

Después el nuevo virrey se dirigía a la ciudad de México, mientras que el saliente hacía lo propio hacía el puerto de Veracruz. 

Una vez consumada la independencia, el 27 de septiembre de 1821. Se estableció una regencia de la cual Agustín de Iturbide fue presidente. 

En junio de 1822, Agustín de Iturbide fue coronado y proclamado emperador de México, dicha ceremonia se efectuó en la catedral metropolitana. 

El atuendo del emperador Agustín I era igual al que usara Napoleón Bonaparte, emperador de Francia entre 1804 y 1815. 

La prensa republicana encabezada por el periodista Joaquín Fernández de Lizardi, criticó la ceremonia de coronación, diciendo que con ese atuendo el monarca parecía un “Huehuenche”. 

Estos comentarios, provocaron que Fernández de Lizardi fuera enviado a la antigua cárcel inquisitorial. 

En los actos oficiales, SMI (Su Majestad Imperial), utilizaba una banda tricolor cruzada sobre el pecho. 

Una vez que Iturbide fue derrocado y se estableció el sistema republicano federal como forma de gobierno, se declaró, como primer presidente de la República al general Guadalupe Victoria, quien tomó posesión de su cargo el 1 de abril de 1824, la ceremonia se efectuó en Palacio Nacional. 

Usando únicamente la banda tricolor sobre el pecho, y pronunciando el juramento solemne que decía más o menos así: 

¡Juro ante Dios Todopoderoso y ante los Santos Evangelios como presidente de los Estados Unidos de México!

Este discurso se mantuvo de esa manera hasta el 5 de febrero de 1857, fecha en que se promulgó nuestra segunda constitución federal, en la cual al discurso de toma de posesión se le quitaron las palabras sacramentales, puesto que la nueva constitución ya otorgaba y reconocía la libertad de cultos. 

Mientras que las constituciones de 1824, 1836, 1843 y 1847, reconocían como única religión verdadera, y sin tolerancia de ninguna otra a la católica. 

Los presidentes Ignacio Comonfort, Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, realizaron la toma de protesta en la sede de la cámara de diputados. 

La constitución de 1857 cambió el nombre oficial del país, así como la fecha de toma de posesión del poder ejecutivo. 

La toma de posesión sería el primero de diciembre de cada cuatro años, y el nuevo nombre oficial del país sería República Mexicana. 

Sin embargo, debido a la guerra de Reforma, y la intervención francesa 1858 – 1867, el presidente Benito Juárez gobernó durante 9 años con facultades extraordinarias, ya que debido al estado de guerra en que se encontraba el país, la Constitución no estaba vigente y no se podía convocar a elecciones. 

 

En esas ceremonias de toma de posesión, los presidentes se colocaban la banda presidencial y se la cubrían con una levita negra, procurando que el color verde sobresaliera a través de la camisa blanca. 

En cuanto al discurso que pronunciaban los presidentes se le hicieron unas pequeñas modificaciones. 

¡Juro como presidente de la República Mexicana! Así se mantuvo hasta 1890, año en que el general Porfirio Díaz realizó un cambio sustancial al discurso de toma de protesta y a la banda presidencial. 

El nuevo discurso decía así: ¡Protesto sin reserva alguna, guardar y hacer guardar la constitución política de la República Mexicana, las Leyes de Reforma y las demás que de ellas emanen! 

En dicho discurso se sustituyó la palabra “Juro” por la palabra “Protesto”, además de comprometerse a respetar la constitución y como las leyes de Reforma. 

En cuanto a la banda presidencial, se le colocó un águila real al centro bordada en hilo de oro.

Dicho Estatus Quo (Estado de Cosas) se mantuvo hasta 1917, año en que nuestra actual constitución entró en vigor. 

Una vez más, el discurso de toma de protesta y el nombre oficial del país fueron cambiados. 

El país adquirió el nombre de Estados Unidos Mexicanos, además de que una reforma al artículo 83º constitucional, aprobada el 24 de enero de 1928 ampliaba el periodo presidencial de cuatro a seis años. 

El discurso de toma de protesta, quedó como originalmente se conoce, levantando el brazo derecho a la altura del pecho. 

El discurso actual dice así: 

¡Protesto guardar y hacer guardar la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen y despeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido!

Las sedes de la toma de posesión han ido cambiando con el paso de los sexenios, han sido en Palacio Nacional, en el edificio de la calle de Donceles, el Palacio de Bellas Artes, el Estadio Nacional y finalmente el recinto Legislativo de San Lázaro. 

El primer presidente que le entregó la banda presidencial a su sucesor fue don Adolfo de la Huerta, quien se la entregó al general Álvaro Obregón el 1 de diciembre de 1920. 

Y así ha continuado hasta nuestros días, salvo en 1932, debido a que el ingeniero Pascual Ortiz Rubio renunció a la presidencia el 5 de febrero de ese año. 

El general Lázaro Cárdenas del Río, tomó posesión el 1 de diciembre de 1934, asistiendo al Estadio Nacional ataviado en “Traje de Calle”, rompiendo con la tradición de sus antecesores de asistir con traje de etiqueta. 

Es el presidente Lázaro Cárdenas quien extiende el discurso presidencial, añadiéndole otras palabras. Quedando como actualmente lo conocemos. 

 

¡Protesto guardar y hacer guardar la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen y despeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión!, ¡Y sí así no lo hiciere!, ¡Que la Nación me lo demande!

 

 

Toma de posesión del general Lázaro Cárdenas del Río. 1 de diciembre de 1934 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana