Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Sábado, 08 Agosto 2020 09:04

No borres el barro

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Arcelia Ayup Silveti

Mis abuelas María Mejía y Feliciana “Chanita” Sifuentes, tenían en sus respectivas cocinas una destiladera para agua. Se trataba de una enorme piedra arenisca, porosa, tallada en forma de embudo. Dicha piedra potabilizaba el agua. Era sostenida por maderas dentro de una estructura forrada con malla. En la parte delantera tenía una puerta para sacar el agua purificada, con la envolvente frescura que otorga el barro. Ellas acondicionaron una tapadera también de barro para evitar que entrara polvo o cualquier bicho.  

 

Confieso que con este recuerdo puedo sentir ese sabor único del agua y el aroma a tierra, a pueblo, a México. Me gustaría saber si en tu casa conocieron esta sensación. En las casas de mis abuelitas el vaso también era de barro, y por cierto, se usaba todo el día por quienes pasábamos por esas cocinas. No se estilaba lavar el vaso de agua después de cada toma y no nos enfermábamos de la panza. 

Ellas cocinaban a diario para sus familias y allegados. Sus guisados se cocían en ollas de barro y las tortillas se preparaban para cada comida en un comal de barro. Con Chanita era una fiesta mañana, tarde y noche, porque se sentaban a la mesa mi abuelo, don José Ayup, sus catorce hijos y algunos amigos. Mientras que con doña María, sólo eran su esposo Remigio González, mi tío Agustín Silveti y mi mamá. 

Ambas eran muy buenas cocineras, creo que desde entonces me atrajo el tema de los fogones y de la magia de transmitir emociones a través de los platillos. Con esos utensilios de barro ellas enriquecían su sazón especial. En lo personal me generaba un sentido de pertenencia, un fuerte lazo genético y emotivo al sentarme con ellas a cenar un plato de frijoles con queso y unas tortillas recién hechas. 

El proceso de elaboración de estas piezas de barro únicas es admirable, un espectacular amasijo de arcilla y agua formado por manos de nuestros alfareros. Secan sus piezas al sol, las pintan a mano y las sellan con calor. Te invito a usarlas en tu casa, además de ser hermosas, las ollas de barro guardan el calor por más tiempo. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana