Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
Lunes, 17 Febrero 2020 10:56

LA FRATERNIDAD: EL ARTE DE ESTAR CON OTROS

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Todos para uno y uno para todos. Alejandro Dumas

 

Emanuel Alvarado

Con esta columna concluyo la trilogía sobre los valores de: la Amistad, el Amor y la Fraternidad. Espero que de algún modo las palabras contenidas en ellas contribuyan a una mejor comprensión de uno mismo y los demás. Permitiéndonos apurar la llegada del hombre universal.

 

Mucho se menciona la fraternidad entre las naciones, entre los pueblos y entre las personas, pero es sabido que casi siempre sólo es una mera intención y no una verdadera práctica. Creo que el verdadero impedimento para tan noble ideal son el egoísmo, la ambición y la vanidad.

La fraternidad, en resumen, no es otra cosa mas que hermandad. Deriva del latín frater que significa hermano. Por consiguiente, y de manera ideal, se espera que las relaciones humanas sean fraternas; es decir, elevarlas al nivel de una hermandad. O dicho de otro modo: lo que se espera de una buena relación de hermanos de sangre: fidelidad, amor, unión, lealtad y correspondencia. Dicha hermandad es muy apreciada porque se da un trato de hermanos como si de sangre se tratara.

Ser fraterno es vincularse con hermandad, con profundo afecto, tratarse como hermanos, respetarse mutuamente a pesar de las enormes diferencias.

Aunque será bueno apuntar que tanto en la amistad, como en el amor y en la fraternidad, la razón no nos ciega y podemos distinguir entre quienes son falsos y sólo persiguen un interés mezquino y los que son auténticos. Son precisamente los equívocos, quienes después nos quieren juzgar bajo las normas de estos preciosos valores sin tenerlos ellos mismos arraigados en su corazón.

Así, hay quienes piden respeto sin ofrecerlo y hasta enarbolan falsamente sus derechos para pedirlo y exigirlo, pero lo hacen desde la hipocresía y la sinrazón. Lo mismo pasa con el amor, que lo pregonan como si de verdad amaran al prójimo, pero son parciales, sectarios y excluyentes. La fraternidad no escapa a esas simulaciones y apariencias. Lo mismo la disfrazan de solidaridad como de caridad. La mayoría de las veces son gente que ofrecen amistad, amor y fraternidad siempre y cuando entres a su propio esquema y casi casi muestres obediencia. Si no te muestras sumiso y te pones a sus órdenes entonces no calificas como amistoso, amoroso o fraterno. Eres aceptado si sirves, si les funcionas. Y no, la fraternidad no es eso.

La fraternidad es el lazo de unión entre los hombres basada en el respeto a la dignidad de la persona humana, en la igualdad de derechos de todos los seres humanos y en la solidaridad de unos por los otros. La fraternidad es un valor que no se puede dividir, se es o no se es, no puede ser parcial, sino que es un valor universal y transversal a todas las personas al considerarlos a todos hermanos. De esta manera el valor de la fraternidad nos lleva a ser solidarios, respetuosos y empáticos unos con los otros y no sólo si nos conviene u obtenemos algún beneficio.

La fraternidad humana, por sí sola, sería suficiente para acabar con todos los males sociales, incluyendo los políticos y religiosos. La Fraternidad es probablemente el mayor valor que podríamos tener. Sin ella somos seres egoístas, sectarios, prejuiciosos y tremendamente belicosos.

Sólo se puede llegar a ser fraterno mediante el ejemplo, la práctica y el esfuerzo voluntario por ayudar a los demás. Ser sensibles a los problemas y situaciones de todos significa preocuparse por el otro y por las circunstancias en que atraviesa y navega el mar de la existencia… 

 

©Emanuel Alvarado, 2020

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

FB: @EmanuelAlvaradoEscritor 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana