Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Jueves, 08 Agosto 2019 22:36

DE CIERTO LAGUNERO

Valora este artículo
(8 votos)

¿Qué más hay de falso en usted?

Francisco Javier López Álvarez

Vi unas fotografías en redes sociales donde se exhibe solita una persona que intenta mostrar resultados fitness que inspiren y atraigan clientes a su sitio, pero tiene evidencias de burdo difuminado para moldear su cuerpo y distorsiona no sólo el piso, unos espejos y una bocina en el fondo, sino la realidad de su prestigio personal. Sobre el tema de la integridad y lo genuino les ruego a leer me acompañen hoy.

Inmediatamente recordé cuando compré un cuadro de fibra de carbono que sospechamos era marca Cervélo. No estaba seguro y aun así la rotulé como tal y lucía hermosa en negro mate con las letras blancas. El trabajo de pintura fue profesional. Durante el proceso yo creía que saldría a rodar inspiradísimo sabiendo que montaba una bicicleta configurada con piezas todas de alta gama de Campagnolo y Shimano, por ejemplo. ¡Pero no estaba seguro de la marca y jamás salí a impresionar a nadie!

Les cuento:

Me agrada su labor y por lo tanto sigo en YouTube a don Ricardo Domínguez, en su canal “Estilocracia”, el que me capturó con un trabajo fenomenal en torno de la marca de relojes que amo: Swatch. Podrían ver su trabajo.

Al toro: Resulta que en otro video encontré lo que opina sobre comprar un reloj que imite una marca prestigiada y allí me disipó esa intranquilidad que tenía por haber ordenado pintar mi bicicleta para hacerle honor a una sospecha y, debo ser bien honesto, para de paso apantallar al que se dejara. Digo que me eliminó la inquietud porque con sus palabras me llegó la respuesta que andaba esperando… Preguntó lo que haríamos si portando una buena imitación de un valioso reloj un día estamos frente a un conocedor que se percate y nos diga: ¿Entonces qué más hay de falso en usted? Yo no soportaría tal acusación.

Tomé una lata de spray que había usado antes para retocar unos fierros en la casa y borré toda la rotulación. Mi esposa me veía y de lejos sonrió mientras levantaba su pulgar; cuando llegué a donde estaba me dijo preferir sospechar que había una marca prestigiada debajo de las plastas que arruinaban la estética de mi bicicleta, que verme subido en una falsedad que tarde o temprano quedaría descubierta. Desde ese día fui muy dedicado y veloz incluso al volver tras fractura, hasta que así toda negra como si fuera “genérica” de todos modos saltaron a mi patio y me la robaron.

Le conté a un buen amigo y me dijo textualmente “¡En el rancho donde vives no hay quién lo notara, se veía hermosa!” y le contesté que lo sabía yo y que eso era importante. Todavía guardo reservas sobre si era o no genuino el cuadro, más sobre lo que no alojo duda es sobre la importancia de conducirnos en todas las áreas de nuestra vida conforme a lo que convenga, nos guste o no.

Le realidad es que casi todos optamos por el atajo, ese camino corto que en realidad nomás está lleno de fango aunque en apariencia nos parezca justo. Pude haber armado una serie de mentiras hasta para pasarlas por plena cara al dueño de Cervélo; pero las justificaciones y afirmaciones carentes de base son como la casa del primero de los tres cerditos del cuento infantil.

Corremos el peligro de que nuestras mentiras se nos eleven a rango de certeza, eso nos pasa a todos y siempre sucede. Lo que no siempre llevamos a cabo es decidir mantenernos firmes en la verdad, ser genuinos, conducirnos íntegramente — íntegro es no tocado por el mal — y persistir en lo real aunque no sea lo glamoroso ni vistoso que nos gustaría.

Es preferible que nos sentemos en la orilla y el que da la fiesta nos traiga al sitio principal y no al revés. Eso fue dicho por el propio Jesucristo y salen enciclopedias del tema. De igual forma mostró que el que se ensalza a si mismo será humillado. Entonces, podemos perdonar que por ignorar recurramos a réplica de calzado, ropa, alhajas y esas cosas; sin embargo, a sabiendas de que un día estaremos frente a quien detecta la verdad y de que estaremos en sus manos si nos va a evidenciar públicamente, lo más prudente es pensar dos veces antes de animarnos a fingir lo que no hay.

De la persona con más cintura, cadera y glúteo que lo realmente tiene con una hora diaria de baile de técnica dudosa no me reiré jamás; sólo pienso que le falta educación. Las personas que le crean lo que dice van en ingenuidad y en las que le pasan por alto la deshonestidad y aun le siguen, la cosa se llama identidad, esa que cuando es más degradada se le dice “calaña”.

Entender que mentir hasta el final, negar como adicto descubierto por primera vez y armar cualquier respuesta para salir del paso es un hábito inmundo que nos atrae deshonra y nos hunde, es algo fundamental para ser feliz. Jamás un error será cimiento de una gran historia. Nunca tendrá un final de ensueño lo que inicia con humo y tenebra. Toda obra hecha en lo oculto saldrá a la luz. Y esto es más temprano que tarde.

Recordé una señora “nice” sin fortuna que un día cobró dos cientos de pesos de algo que malbarató y corrió al bar de un lujoso hotel a tomarse el único trago de wiski que podía pagar para dejarse ver “en donde ella pertenece”. Si hubiera podido ver su funeral se desviviría en pretextos por la falta de suntuosidad y con listón y moños habría dado el toque esplendoroso que la gente como ella merece.

No habrá forma de quejarse cuando la falsedad de nuestras cualidades y atributos sea exhibida. No se vale andar de llorón. Entonces, si conoces alguna persona que finja lo que no es has algo por ella y ora para que abra sus ojos y reciba un nuevo corazón y una nueva mente.

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Gusto en saludarles.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana