Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Sábado, 03 Agosto 2019 11:09

Dogma de Fe

Valora este artículo
(0 votos)

El fin de los tiempos

Marcos Durán Flores

El final de los tiempos se acerca. La sexta gran extinción en masa en la historia de la tierra, supondrá el colapso de nuestro ecosistema entero, ocasionando la muerte de casi la totalidad de los animales y plantas y tras ellos, el fin de la civilización humana tal y como la conocemos hasta ahora. Todas las grandes destrucciones anteriores, fueron causadas por fenómenos naturales como caída de meteoritos y la erupción de volcanes

gigantes. La quinta destrucción en masa tuvo lugar hace 65 millones de años y provocó la desaparición de los dinosaurios y casi todo sobre la Tierra. En esta ocasión, nosotros somos la causa y será la única en que los humanos hemos participado y también sera la más rápida. Las anteriores aún y a pesar de lo destructivo de los desastres naturales, requirieron de millonesde años para acabar con todas las especies. A los humanos, nos bastaron 150 años para que la tasa de desaparición de nuestra fauna se incrementara de mil hasta 10 mil veces más rápida que los últimos 60 millones de años.

Las señales son claras pero nos rehusamos a verlas: 320 especies de aves han desaparecido desde el año 1500 a la fecha; miles de especies de animales y plantas se han extinguido a una tasa del 28 por ciento y hoy día, una tercera parte de toda la vida en la Tierra está en peligro o amenazada por los humanos. En el pasado, solía decirse que los únicos que sobrevivirían al fin del mundo eran los insectos, pero ya no es así. Hoy los bichos y toda forma de insectos, están atacados por insecticidas y pesticidas causando el descenso del 67 por ciento de los invertebrados, los cuales en los últimos 35 años han caído en un 45 por ciento su población. Como sabemos, los insectos son responsables del 75 por ciento de los procesos de la polinización que al final de la cadena, nos proveen los alimentos.

Todo esto lo hemos logrado en lo que llamamos con orgullo “La era moderna”. En el pasado, las nuevas especies crecían a tasas más rápidas que la desaparición de otras formas de vida, proceso que ahora se ha invertido. Hoy los humanos somos la única especie que ha doblado su presencia en la Tierra, pasando en solo cuarenta años de 4 mil millones a más de 7 mil millones. Preocúpese, pues lo anterior no es el guión de una película o la reseña de un libro de ciencia ficción de Isaac Asimov, Julio Verne, o Arthur C. Clarke. La información es un extracto de un artículo científico publicado hace años por la revista “Science” y fue escrito por el destacado investigador mexicano Roberto Dirzo, profesor de Biología de la Universidad de Standford y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Bajo el título “Fauna en desaparición”, la publicación tuvo muy poco eco pues se perdió entre las noticias de la violencia, corrupción y en cosas más importantes como los escándalos de ¿influencers?.

La publicación de la revista “Science”, además de enumerar datos escalofriantes, destaca los peligros inminentes de la reducción masiva de especies y lanza una alerta, un llamado angustiante para detener la deforestación, el cambio climático y la dilapidación de nuestros recursos naturales.

Hoy vivimos en la “Defaunación del Antropoceno”, término utilizado por científicos para nombrar la era actual. El primer vocablo es un símil de “deforestación”. El segundo sustituye al de Holoceno, la actual época del periodo Cuaternario en la historia terrestre, debido al significativo impacto global de las actividades humanas sobre los ecosistemas terrestres. De continuar con esta reducción masiva de especies de flora y fauna, la Tierra estaría a solo 100 años de llegar a un punto de inflexión, el punto de no retorno, los primeros días de la sexta extinción masiva del planeta, algo que ni aún la imaginación de los escritores de ciencia ficción llegó a plantearse como un escenario posible, ni siquiera el gran Isaac Asimov que afirmó que “Sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción”. La tierra, el único lugar conocido en todo el Universo en donde floreció la vida, jamás conto en sus cuatro mil quinientos millones de años, con la capacidad destructiva del único ser inteligente surgido de ese mismo universo y de esa misma Tierra: El hombre.

 

@marcosduranf

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana