Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Sábado, 18 Mayo 2019 11:55

¿Eres?

Valora este artículo
(0 votos)

 

Marcos Durán Flores

La antropología explica que en antiguas civilizaciones como la griega, romana y sumeria, la homosexualidad fue aceptada o tolerada. Esto cambió en forma drástica en la Edad Media, época en que las religiones dominaron todo en la sociedad. Fue entonces que se les empezó a perseguir y tratar como herejes. Después, y en siglos recientes, la homosexualidad fue considerada un delito y luego hasta una enfermedad. Fue apenas el 17 de mayo de 1990, en que la Organización Mundial de la Salud decidió que no se trataba de una enfermedad, desorden o perversión.

 

Pero la lucha en contra de la homofobia y a favor de los derechos de los homosexuales apenas empieza. Y es que son varios los tipos de personas que los rechazan, discriminan o persiguen. La mayoría hace su análisis basado en dogmas y prejuicios religiosos enraizados por generaciones. Su argumento casi siempre es “la Biblia dice”; otros, los más “informados” aseguran en tono docto que esto va contra las leyes naturales, un acto que la propia naturaleza abomina. Afirman que la evolución separó a las especies en macho y hembra. Pero hay unos peores, me refiero a esos que en público dicen proteger los derechos de los homosexuales, pero en privado se refieren a ellos como jotos y maricones por decir lo menos.

Sobre los primeros, podemos decir que algo extraño sucede porque jamás los hemos visto pronunciarse en casos de pederastia como los de Marcial Maciel y miles de sacerdotes en especial del catolicismo. Tal parecería que son selectivos con la clase de homosexualismo que combaten. De los segundos, que argumentan que el homosexualismo va contra natura, la ciencia se ha encargado de derrumbar este dicho probando que en los reinos animal y vegetal existen numerosos ejemplos de ello. El Doctor Konrad Lorenz, Premio Nobel de Medicina, documentó comportamientos homosexuales en mamíferos como simios, leones, toros, perros y borregos, así como en aves, peces y reptiles. Además en la naturaleza existen especies hermafroditas como algunos caracoles, lagartos y peces que pueden llegar a procrear sin necesidad de aparearse. La conclusión de Konrad Lorenz fue que los vicios y pecados capitales, condenados hoy en día, corresponden a inclinaciones puramente adaptativas o por lo menos inofensivas en el hombre primitivo.

De los que en público o en privado los combaten con ferocidad, también la ciencia ha evidenciado algunas probables razones que podrían producir no la homosexualidad, sino la homofobia. Una investigación de científicos de las Universidades de Rochester y California, aseguran que la homofobia, pudiera deberse a la supresión del deseo del mismo sexo. Esto es, que cuando son reprimidos los deseos homosexuales por vergüenza o por miedo, se puede expresar en forma de homofobia. El propio Freud llamó a este proceso una “formación reactiva”, la batalla furiosa contra sentimientos silenciados por Individuos que luchan de manera vehemente su propia guerra personal.

En este sentido, ayer se conmemoró el Día Internacional de Lucha contra la Homofobia, entendiéndose esto como crímenes de odio, violencia, prejuicios, estigmas y estereotipos, hasta la falta o ausencia de derechos como el reconocimiento al matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho a la adopción.

Fue una especie de alivio que en sus acostumbradas conferencias mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador declarara que “su gobierno no permitirá la discriminación y es respetuoso de las libertades”. En cuanto al matrimonio igualitario, señaló que no se requieren nuevas leyes, porque ya hay bases emitidas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Agregó, que este asunto que tiene que ver con las libertades y no permitir la discriminación, “más allá de la forma de pensar de cada quien, tenemos que ser respetuosos de las libertades. No es un asunto de tolerancia, sino de respeto a las libertades”.

Y es que tras años de persecución, hoy deberíamos castigar la violencia y la discriminación contra quien sea. Ya las leyes del hombre y de la naturaleza se han pronunciado con una sola premisa: De todos los animales en este planeta, el único que practica la homofobia es el hombre.

@marcosduranf

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana