Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Martes, 04 Diciembre 2018 08:17

DOGMA FE 

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Y en el sexto día

 

Marcos Durán Flores

Para la tradición judeocristiana que ha influido buena parte del pensamiento moderno, Dios es el maestro creador del todo, el ser supremo que dio vida al primer humano —Adán— a quien según el libro del Génesis en el sexto día “Creó a su imagen y semejanza”. Pero la idea bíblica de la creación tiene mucho de leyenda y hasta de poético, pero de realidad no tiene nada. 

 

Se trata pues de una idea primitiva y hasta con un toque infantil como llegó a decir Einstein. Lo cierto es que la ciencia ha probado que el origen de la vida se dio por un proceso evolutivo gradual que tomó miles de millones de años. Charles Darwin lo probó en el año de 1858 al publicar su libro “El Origen de las Especies”, obra en donde postulaba que todas las especies evolucionaron a través del tiempo a partir de un antepasado común. Así surgió el hombre, como parte de un proceso de selección natural, uno en donde no hubo intervención divina.

La creación de un ser vivo en un laboratorio ha sido siempre un asunto de la ciencia ficción. Pero hace 20 años, científicos del Instituto Roslin de Escocia clonaron a partir de una célula adulta a “Dolly”, un cordero. Años después, se echó a andar el proyecto “Genoma Humano”, un hito en la historia científica que localizó y secuenció todos los genes que constituyen el genoma de los humanos.

Con esto, tuvimos el conocimiento completo de la organización, estructura y función de los genes en 24 cromosomas humanos, una información que representa 3 mil 120 millones de letras de material genético.

Luego de eso, la ciencia se declaró lista para pasar al siguiente nivel con la publicación de hace un par de años en la revista “Science” del “Proyecto de Escritura del Genoma Humano”, cuyo objetivo sería elaborar el genoma sintético y probarlo en células en el laboratorio dentro de 10 años.

Esto nos pondría en la posición de crear el ADN presente en los cromosomas humanos, y a partir de esto, seres humanos que no tengan padres biológicos. Según sus promotores, la iniciativa permitiría numerosos avances científicos y médicos, alentando la posibilidad de fabricar ADN a un costo muy reducido.

Aseguraron que “las potenciales aplicaciones de los resultados son principalmente la posibilidad de crear órganos humanos para trasplantes y producir tipos de células resistentes a todos los virus y cánceres (No menciona nada acerca de crear cerebros, pero ojalá y lo hagan, pues conozco algunos a los que les urge uno nuevo).

Mencionaron que en este esfuerzo, buscarían involucrar al público y considerar todas las implicaciones éticas, legales y sociales. Y es que de inmediato el proyecto desencadenó críticas de varios científicos en temas como la teología, la ética y plantearse interrogantes fundamentales, comenzando por el hecho de saber si la vida humana puede o debe ser manipulada.

Pero la semana pasada alguien se les adelanto en el camino y dio un anuncio estremecedor: El nacimiento en Shenzhen (China), cerca de Hong Kong, de dos gemelas (Lulu y Nana) cuyo ADN fue editado con una «mejora» genética para «prevenir» el SIDA y realizada por el científico chino Jiankui He. 

La reacción no fue la esperada, pues gran parte de la comunidad científica rechazo el hecho. Quizás asustados porque se abrió la puerta más profunda en la historia de la humanidad: Desempeñar el papel de Dios. Tenga por seguro, que motivados por una fe inquebrantable, la próxima generación, podrá atestiguar que gracias a la ciencia, se consiguió la clonación de seres humanos y con ello, la creación de vida artificial que nunca podría haber existido de forma natural. La creación de la vida desde cero, de seres vivos que ojalá y sean capaces de enfrentar los desafíos que tienen a nuestro planeta al borde del colapso. Humanos libres de prejuicios, odio, racismo y violencia, una especie que ha destruido al planeta y que se ha destruida entre ella

Lo cierto es que si se comprueba la veracidad de lo hecho en China, esto ya no tiene marcha atrás pues en el sexto día, el hombre dijo: “Hagamos ahora al ser humano tal y como somos nosotros. Que domine a los peces del mar y a las aves del cielo, a todos los animales de la tierra, y a todos los reptiles e insectos”.

@marcosduranf

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana