Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Sábado, 01 Diciembre 2018 10:02

DOGMA DE FE

Valora este artículo
(0 votos)

 

Todo es de noche

 

Marcos Durán Flores

Algunas personas odian estar solas en el universo. Les gusta pensar que hay alguien o algo por ahí, más allá de los confines de nuestro Sistema Solar. Para responder a esto, en 1950 el físico italiano Enrico Fermi, Premio Nobel de Física –De quien recién se cumplieron 54 años de dejar este mundo- dijo que teniendo en cuenta la edad del Universo y la probabilidad estadística de vida en él, entonces, ¿dónde está todo el mundo? Si existen miles de millones de posibilidades de que haya civilizaciones inteligentes, ¿Por qué ninguna ha contactado todavía con nosotros? Conocida como la “Paradoja de Fermi”, la pregunta continúa persiguiéndonos.

 

El universo debe estar lleno de planetas habitables, por lo que mucha gente, incluyendo a científicos, podrían pensar que solo por probabilidad estadística, debería existir alguna forma de inteligencia extraterrestre. Para poner esto en perspectiva, consideremos algunas cifras de un informe publicado en 2013 por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, que aseguro con base en datos de la misión Kepler, podría haber hasta 40 mil millones de planetas y que 11 mil millones de ellos pueden estar orbitando estrellas similares al Sol.

En función de eso, y tomando en cuenta que algunos científicos estiman que el universo tiene más de 13 mil millones de años, entonces ha pasado ya suficiente tiempo para que alguna civilización extraterrestre evolucionara, desarrollando la tecnología adecuada para encontrarnos o de menos contactarnos. 

Y es que si hay miles de millones de sistemas estelares en nuestra galaxia, y en muchas existen las condiciones necesarias para la vida, ¿dónde están todos los extraterrestres? Una nueva respuesta vino hace unos días de investigadores del Instituto de Ciencias Planetarias de la Universidad Nacional de Australia que apareció en la revista “Astrobiology” y que afirma con contundencia: Todos están muertos.

A esta teoría la llaman “Cuello de botella de Gaia”, que afirma que la vida es tan frágil que la mayor parte de ella simplemente no sobrevivió. De acuerdo con el doctor Aditya Chopra, autor principal del artículo, el proceso evolutivo conlleva una serie de obstáculos. “Al igual que en la Tierra, los primeros años de cualquier planeta fueron frágiles y nada pudo evolucionar lo suficientemente rápido como para sobrevivir, pues la mayoría de los ambientes planetarios al inicio fueron inestables”.

Para producir un planeta habitable, las formas de vida necesitan los elementos para regular los gases de efecto invernadero, como el agua y el dióxido de carbono para mantener las temperaturas de la superficie estable y no congeladas o ardiendo. 

Considere a la Tierra, que tuvo y tiene todo para dar origen a la vida tal como la conocemos: Agua líquida en su superficie, una atmósfera para proteger este ambiente y sin excesiva radiación.

La Tierra es el único lugar de nuestro Sistema Solar, donde la vida prosperó. Todos los demás planetas como Venus y Marte luego de miles de millones de años, se volvieron calientes, fríos, hostiles, secos y llenos de gases mortíferos, nada ahí puede o pudo sobrevivir. Lo mismo sucedió con otros planetas en otros sistemas que primero estuvieron calientes y luego sufrieron cataclismos que arrasaron con cualquier forma de vida.

Así que la posibilidad de vida en el gran cosmos, más allá de las estadísticas, tiene que ver con si la vida pudo persistir. Una predicción intrigante es que en la gran mayoría de los meteoritos, hay evidencia fósil de bacterias similares a algunas conocidas en la Tierra, pero son de vida microbiana extinta, no especies multicelulares como dinosaurios o humanos que requirieron miles de millones de años para evolucionar.

Esa pudiera ser la razón de porque hasta ahora, las búsquedas de inteligencia extraterrestre a cargo del SETI o del telescopio espacial no han tenido éxito. No encuentran nada, porque no hay nada que encontrar, no existe evidencia de que exista o existiera civilización alguna que se haya desarrollado allá afuera. 

Estamos solos, irremediablemente solos. Todo es de noche y la oscuridad es tan sombría que nos envuelve por completo. Así que lo único que resta es arrodillarnos ante esta larga noche y venerarla.

@marcosduranf

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana