Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
  • Banneroctavoaniversariolaotraplana
Viernes, 25 Septiembre 2020 09:29

ALGO QUE VALE LA PENA LEER

Valora este artículo
(0 votos)

El Batallón de San Patricio

ALBERTO BOARDMAN

Un 25 de septiembre, pero del año de 1846, fuerzas estadounidenses al mando del General Zachary Taylor, capturaban la ciudad de Monterrey. Ocasión también para el primer combate del Batallón de San Patricio como unidad de artillería mexicana, al mando del legendario John Riley, ex-teniente del ejército americano e inmigrante irlandés, que cansado de las injusticias cometidas por los invasores, decidió sumarse al bando mexicano. Hay que decir que el general invasor Zachary Taylor, conocido como "Old, rough and ready", (viejo, rudo y presto), no era cualquier enemigo, incluso, tres años después se convertiría en el primer presidente estadounidense que llegó al cargo sin ser elegido previamente para ningún cargo público, sólo teniendo como antecedente sus victorias militares.

Meses después, el 22 de febrero de 1847, se libraría la famosa "Batalla de la Angostura" al sur de la ciudad de Saltillo, lugar donde también participarían "Los Patricios", para luego, el 12 de septiembre, justo antes del ataque americano en Chapultepec, los sobrevivientes del Batallón de San Patricio serían conducidos al pie de la colina de Mixcoac, para cumplir una cita con la horca tras la “Batalla de Churubusco”, en la que fueron hechos prisioneros por los americanos.

Un capitán judío amigo de Riley, intercedió por él contra su voluntad, logrando salvarle de la muerte, pero no de los 59 azotes y las dos marcas con la “D”, inicial de “deserter”, impuestas a hierro candente en cada mejilla. El resto del batallón fue dispuesto al cadalso hecho especialmente para la ocasión, en el que la muerte no llegaba rápidamente por fractura de vértebras, sino lenta y agobiante por asfixia. “Ahorcarlos no es suficiente” decían los americanos. Antes de la orden final, un maltrecho John Riley, alcanzó a balbucir: ¡Batallón de San Patricio!, y sus hombres respondieron: “Presente”, justo antes de morir por la patria.

Héroes que al grito de “México libre” y “Erin Go Bragh” (Irlanda por siempre), demostraron que la vida, es el precio que se paga por el derecho de entrar en las páginas de la historia.

Excelente lectura recomendada sobre el tema, es el libro "Batallón de San Patricio" del autor italiano, Pino Cacucci, editorial Grijalbo 2018.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana