Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
  • Bannertopprincipaluadecjulio
  • Banneroctavoaniversariolaotraplana
Viernes, 12 Junio 2020 10:12

UNA TAZA Y DOS DE CULTURA

Valora este artículo
(1 Votar)

 

 

 “Esta es la humanidad. Aquí ves arder las vidas tranquilamente. A veces soplan los vientos de la guerra, los de la peste y las vidas se apagan por millares al azar”.

Sergio Arévalo

Las tardes con mi abuela cuando le pedían que me cuidara consistían en ver telenovelas y el canal De Película donde transmiten hasta la fecha, películas de la época de oro, de las que más me impactaron en su momento fue la de un señor que obtuvo un elixir para poder saber cuándo moriría la gente o cuando no ¿les suena? 

 

Dicen que no hay nadie como el mexicano para burlar a la muerte o al menos para retrasarla lo más posible, un gran ejemplo de esto es “Macario”, estrenada el 9 de junio de 1960, que se ha convertido en una de las películas de culto para celebrar el Día de Muertos, además de tener un lugar dentro de las 100 mejores producciones realizadas en la cinematografía nacional ¡Ajua! 

El 9 de junio hace sesenta años, México y el mundo conocieron la historia de Macario, dirigida por Roberto Gavaldón quien se inspira en dos cuentos de los hermanos Grimm “El Padrino” y “El Padrino de la Muerte”, bajo el ojo fotográfico de Gabriel Figueroa y protagonizada por Ignacio López Tarso (que por cierto tiene más años que Chabelo); aquella tercia combinada con el realismo mágico que conjugó a Dios, el diablo y la muerte, en la súplica de un pedazo de guajolotito cocinado, dieron grandes reconocimientos a la película. 

¿No la han visto? Tal vez sí pero no la han visto completa. Les cuento rápidamente, la película se basó en la novela de Bruno Traven, escritor que colocó al pobre “Macario” en la indecisión de compartir un pavo cocinado por su esposa, con Dios, el diablo o la muerte, otorgándole a esta última un pedazo de dicha comida; a cambio el hombre recibió un recipiente con agua curativa que le permitió hacerse de riquezas y fama en el pueblo, ¿les suena familiar a otra historia? No se equivoquen Macario fue el original. Gabriel Figueroa retrató magistralmente las grutas de Cacahuamilpa (no es un lugar imaginario) en el estado de Guerrero para las escenas de la cinta.

Cuentan que cuando se mostró en el Festival de Cannes, los críticos no entendieron la aparición del diablo, Dios y la muerte, por lo extraño (para ellos) de su vestimenta, hasta que les explicaron lo que representaba. Esta película fue la primera producción mexicana en recibir la nominación de Mejor Película Extranjera en los premios Oscar de 1960 y recibió un homenaje en el marco del Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror Mórbido 2015.

Desde 1994 es reconocida como una de las 100 mejores producciones mexicanas de todos los tiempos: el conteo fue realizado por una revista mexicana que reunió a una cuadrilla de especialistas y periodistas, como Jorge Ayala Blanco y Carlos Monsiváis, quienes le dieron la posición número 59 al filme.

Sin duda una película que representa el humor y respeto que como mexicanos por siglos le hemos tenido a la muerte, un ejemplo de que los mexicanos podemos hacer productos de calidad, punto de reflexión para que los productores y escritores busquen superar y hacer historia no por escándalos sino por la calidad de su obra. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana