Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Martes, 16 Octubre 2018 09:32

IN CRESCENDO

Valora este artículo
(0 votos)

 

IN CRESCENDO

 

ARTURO MÁRQUEZ; EL GRAN COMPOSITOR DE MÉXICO EN COAHUILA

 

Prometeo Murillo

Arturo Márquez tiene el encanto de un personaje de novela de realismo mágico. La biografía que de él circula en las redes y el internet, es siempre la misma: la que él redactó para su sitio oficial. Sus frases para describir su vida se desarrollan creando atmósferas concatenadas para contar una historia, no cualquier historia, sino la de uno de los grandes compositores del México contemporáneo. Para prueba, su primer párrafo: 

 

       “Mi madre dice que lloré en su vientre. Mi padre, mexicano de Arizona, fue músico violinista, mariachi y carpintero. Soy el mayor de nueve hermanos y el único dedicado a la música. Pasé mis primeros 11 años en Álamos, un bello            pueblo, lleno de calles empedradas, casonas coloniales, portales, fariseos, pascolas y fantasmas”. 

Arturo Márquez es el compositor mexicano vivo más importante de la música contemporánea. Su obra ha trascendido las fronteras geográficas y culturales representado a México en las más importantes salas de concierto a nivel mundial.  Los más destacados directores de orquesta incluyen en sus repertorios las obras de Márquez, no solo como una forma de tributo a la música mexicana, sino por el alto rango de calidad en su composición y su prodigioso equilibrio entre la música de concierto y la música popular. 

Distintiva por su serie Danzones, la obra de Márquez alcanza, a través del lenguaje sinfónico, una reconfiguración de los ritmos populares y de la música de salón, renombrando la identidad de lo mexicano como un constructo multicultural, diverso y de una profunda filosofía estética. 

Sus inicios en el aprendizaje de la música y la composición son tan tempranos como leer o escribir, él lo cuenta así

       “Mis primeras lecciones de música fueron escuchando las músicas tradicionales, valses, polkas y chotises del cuarteto que formaban mi padre, en el violín; mi abuelo Othón, en la guitarra y pitos; el Chorebe en la flauta, y Rosas en         el contrabajo. También recuerdo vivamente el piano de la Beba detrás de un balcón y de las bandas sinaloenses en las fiestas de fin de año”.

Nombrado director de la banda Municipal de Navojoa, Sonora, con tan solo 18 años, la música le depararía al joven Márquez, un camino que lo lleva a recorrer el país entero, conociendo las expresiones en la música, la danza y las artes, para más tarde, en 1970; ingresar al Conservatorio Nacional de México e integrarse al taller de composición musical. 

A inicios de la década de los 80 es becado por el Gobierno francés, en París; y estrena sus primeras composiciones: Moyolhuica y Enigma, en la Cité des Arts. En el 1982 ingresa al Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical "Carlos Chávez" (CENIDIM). Es en esa época que le nace el gusto por Luciano Berio, Jaques Brel, el vino, el café y la lectura de Cortázar. Entra en fuerte contacto con la música contemporánea y la trova cubana, Y nacen sus hijos Renato (1971) y Lily (1973). 

Con el fotógrafo Juan José Díaz Infante y Ángel Cosmos, presenta el Concierto Interdisciplinario, concepto que combina obras de músicos y fotógrafos y se impresiona con el trabajo coreográfico de Irene Martínez y Graciela Cervantes, y la música afrocaribeña, hecho que cambiase totalmente su perspectiva de la música y del arte.

En 1987 obtiene el segundo lugar en el Concurso Nacional de Composición "Felipe Villanueva", y trabaja como investigador y coordinador de difusión en el CENIDIM. Es becado por la Fundación Fulbright, al Instituto de Artes de California, donde estudió con los grandes maestros Morton Subotnick, Mel Powell, Lucky Mosko y James Newton, e incursiona en la computación aplicada a la música, donde sus obras se fusionan con la música latina, el jazz y la música contemporánea, y realiza la composición de En Clave para piano no.1

En México, formó parte del grupo Mandinga, con Irene Martínez y Andrés Fonseca, quienes introducen al compositor en el mundo del baile de salón, especialmente del danzón. Y así nace el Danzón No. 1, y realiza la composición de Tierra, La Nao y Cristal del Tiempo, con medios electrónicos como computadoras y sintetizadores. 

Es invitado por Ángel Cosmos y el pintor Ismael Guardado para realizar el proyecto Ollesta. En 1993, tras la muerte de Ángel Cosmos, realizó la composición de Paisajes Bajo el Signo de Cosmos. Se encuentra con la música huasteca y realiza la composición de Homenaje a Egberto Gismonti, para el Cuarteto Latinoamericano de Cuerdas. 

En 1994 ingresa al Sistema Nacional de Creadores del INBA y ese mismo año estrena su obra icónica: Danzón No. 2, dedicado a su hija Lily Márquez.

       “En el 94 la OFUNAM me encarga una obra, escribo Danzón No. 2 para orquesta y se estrena en marzo con Francisco Savín dirigiendo. Este danzón lo escribo durante enero y febrero, meses del levantamiento Zapatista que                 habría de inquietar mi ánimo hacia una nueva justicia para los pueblos indígenas”.

A partir de este año inicia la construcción de un gran tributo musical al maravilloso mundo de la música de salón: Danzón No. 3 (1994), Zarabandeo (1995), Danzón no. 4 (1996), Octeto Malandro (1996), Danza de Mediodía (1996), Danzón No. 5 - Portales de Madrugada (1997), Danzón No. 6 - Puerto Calvario. (2001), Danzón No. 7 (2001) y el Danzón No. 8 (2004).

En 1998, compone Máscaras para arpa y orquesta (dedicado a Lidia Tamayo), esta obra conformada por cuatro danzas: Máscara Flor (dedicado a los niños masacrados en Acteal), Máscara Son, La Pasión según San Juan de Letrán (danzón sesquiáltero) y La Pasión según Marcos. 

En 1999 fue director musical en el espectáculo de El Tajín. En el 2000, compone Espejos en la Arena para cello y orquesta, por encargo del violoncelista mexicano Carlos Prieto.

En 2004, tomando clases de danzón, surge la influencia de Laura Calderón de la Barca, que le inspira la composición del Danzón No. 8. Ese mismo año estrena Con un estrépito de elegía y Fuga en Clave, obras para conmemorar los treinta años del CENIDIM en la Sala Nezahualcóyotl acompañado de dos de sus grandes amigos y cómplices en la música: Gabriel Castorena y Eduardo García Barrios.

A partir del 2005 estrena varias obras: la cantata Sueños, en coautoría con el poeta mexicano Eduardo Langagne, dentro del Festival Internacional Cervantino. La obra Juárez a Maximiliano, dedicada al Benemérito de las Américas (2006) En 2008 la OFUNAM estrena Marchas de duelo y de ira obra compuesta por Márquez con motivo de la conmemoración de la matanza de Tlatelolco en 1968. En el 2010, la Filarmónica de las Américas estrenó Leyenda de Miliano, obra compuesta con motivo del Centenario de la Revolución Mexicana y en especial a Emiliano Zapata. 

Con La Asociación Española de Jóvenes Orquestas, bajo la batuta de Eduardo García Barrios estrenó Alas (dedicado a Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz 2014), obra por encargo del Sistema Nacional de Fomento Musical con motivo del inicio del Movimiento Nacional de Agrupaciones Musicales Comunitarias.

Realizó una reconstrucción del segundo acto de la ópera Atzimba de Ricardo Castro, que se estrenó en febrero de 2014 y trabaja en el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez (CENIDIM) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en México, como investigador y director de agrupaciones de música popular.

EL RECONOCIMIENTO A SU OBRA

Márquez ha recibido el Premio Nacional de Ciencias y Artes de México, 2009; el Premio Distinguished Alumnus Award, otorgado por el California Institute of Arts; el Premio de la Unión de Cronistas de Música y Teatro (1997); la Medalla Mozart por parte del Instituto Cultural Domecq, el CNA y la Embajada de Austria (1999); Primer Premio de la Fanfarria del Milenio (1999) y los homenajes: Festival Internacional de Música Arturo Márquez, en Caracas, Venezuela. (1994); Festival “Ortiz Tirado” en Alamos Sonora (2001); Concierto Homenaje en Berlín, Alemania (2000); Festival Internacional del Libro Universitario de Jalapa (2002); Festival “Tetabiakte” Obregón, Sonora (2002); Festival de arpa de La Martinica (2002); Festival de orquestas juveniles en Torreón, Coahuila (2004). Homenaje en Álamos, Sonora (2005); Homenaje del Festival de Música Mexicana de Nuevo León, con la OFDC (2017).

 

Este próximo viernes 19 de octubre del 2018, recibirá el Homenaje del Festival Internacional de la Artes de Coahuila, Julio Torri 2018 y de la Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza, por sus invaluables aportaciones al rescate y conservación de la música mexicana y por la profunda admiración y gusto que por la música del Maestro Arturo Márquez siente el pueblo de Coahuila.  

 

Un merecido Concierto homenaje al músico, al gestor cultural y al ser humano; y que lo reconoce como el Gran Compositor de México. 

 

Prometeo Murillo es divulgador y promotor cultural; es gerente general en Orquesta Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza. Cursa estudios de Maestría en Promoción y Desarrollo Cultural en la UA de C.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana