Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Viernes, 10 Agosto 2018 09:27

UNA TAZA Y DOS DE CULTURA

Valora este artículo
(0 votos)

 

Chema y Pablo

Sergio Arévalo

Y de repente sale uno de los narcotraficantes más temidos a nivel internacional con chamarra de cuero y sonrisa colgate. Dicen los que saben que fue la pesadilla de más de un presidente, una leyenda urbana donde mencionan la promesa de pagar la deuda externa del país con la condición de inmunidad diplomática, pero que en la vida real se encuentra extraditado en los Estados Unidos en una prisión de máxima seguridad. Pero a miles de kilómetros donde se encuentra él, la gente está viendo un capítulo más de la serie “El Chema”.

Existen ya reportajes documentados que han salido a la luz pública describiendo un nuevo fenómeno social en varias regiones del país. Niños y adolescentes idealizan el glamour de la vida de dinero, poder, fama y mujeres, que supone rodea a los capos de la delincuencia organizada. Ya no se sueña con ser María la del Barrio, ahora lo ideal es convertirse en una Reina del Sur.

Por una parte vemos un manejo persuasivo de comunicación realizado por los capos en sus comunidades, donde terminan siendo comparados con un Robin Hood, lejos vemos el recuerdo del bandido mexicano que ayudaba a los pobres como Chucho el Roto (radio novela), o los superhéroes de las historietas creadas por Marvel o DC. Los capos han sembrado una imagen aspiracional en la que niños y adolescentes ven reflejado su futuro.

La narcocultura hoy es una realidad en México y responde a un manejo frívolo y hasta irresponsable de productores de televisión y cine que la promueven sin importarles el impacto en la sociedad, y pareciera que tirarían la carcajada si alguna persona les pide un poco, aunque sea un poquito de responsabilidad social en sus productos. Se pensó que sería una moda momentánea pero parece que lo explotarán hasta el último centavo, más de 21 años que murió el narco colombiano Pablo Escobar y se siguen haciendo películas en algunas haciéndolo ver como víctima de las circunstancias ¿será?

Si usted es padre/madre/tutor de familia bien sabe que si llegara a prohibir tajantemente algo a sus hijos menores de edad o en la adolescencia, lo que provocará casi tenemos por seguro, será un conflicto que fortalecerá aquello que quiere evitar, y no le extrañe que después su “princesa” en lugar de que le pida construir un puente para que lleguen los caballeros en su rescate ande pidiendo unos túneles para escaparse con el novio 8 años mayor que ella y que se cree realizado por tener un “territorio”.

Durante la última década las narcoseries y películas con protagonistas involucrados en el mundo del narcotráfico han tomado un papel importante dentro de la televisión y de los hogares latinoamericanos, siendo Latinoamérica donde se encuentra su mayor éxito. Si bien es cierto el tema de los narcos en el cine y televisión no es nuevo en México y ya se había tocado el tema dentro del cine de ficheras, en aquellas películas de los setenta y ochenta, jamás se pretendió vender al narco como un símbolo a seguir, eran personajes antipáticos y por nada uno quisiera imitarlos.

En este nuevo siglo llegaron series como “Sin tetas no hay paraíso”, “La Reina del Sur” con la controversial Kate del Castillo, “El Señor de los Cielos”, “El cartel de los sapo”, que tuvo éxito tanto su libro, como serie, como película; recientemente “Narcos” en la plataforma de Netflix, entre otras. Este género no fue ni es creado con el propósito de influenciar a los jóvenes en una cultura del narcotráfico o promover dicho acto. Pero en una sociedad donde es normal ver y hablar de violencia, armas y drogas, es lógico que estos programas tengan un gran auge, que se vuelven parte de nuestro día a día y que para muchos jóvenes, sectores o comunidades sean un reflejo constante.

Si bien es cierto tú como espectador decides cómo tomar estás historias que cada día invaden más la industria del entretenimiento, quizá no quieras dejar ver “El Chema”. En gustos se rompen géneros y debemos aprender a respetar los de todos. Pero no debemos dejar de arropar con información y orientación a nuestro entorno inmediato, hacerles ver que ese mundo de “lujos” no es como lo pintan y no existe jubilación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana