Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Viernes, 15 Junio 2018 06:56

UNA TAZA Y DOS DE CULTURA

Valora este artículo
(0 votos)

 

Cama para tres

Sergio Arévalo
Tuve una cena familiar, de esas incomodas, en algunas ocasiones fría como un gran hielo, de esas donde los comentarios se vuelven poco cómodos, aparecen silencios eternos peor que en salón de primaria cuando la maestra pregunta algo y nadie estudió, pero todo esto se vuelve más llevadero con los sobrinos cuando hacen preguntas un tanto irreverentes y te demuestran lo observadores que pueden llegar a ser.


En dicha cena una de mis sobrinas creyó prudente presentar a Carlos quien es ahora hasta el día de hoy (quien sabe mañana) su novio, mi sobrino el más callado pero no por eso más discreto le preguntó con toda tranquilidad -¿Qué le pasó a Luis?- al mencionado lo había llevado un mes anterior y la relación al parecer fue tan duradera como slogan de gobierno en crisis. La prima solamente quería que la tierra se lo tragara no sin antes comerse con la mirada al infante impertinente, pero en ese memorablemente momento ella solamente sonrió y cambio de tema drásticamente.
Para no dejar de sacer temas incómodos uno de mis tíos puso sobre la mesa el tema de la “infidelidad” al parecer dicho tema perturbó a más de uno porque enseguida la mitad de la mesa se enderezo como si fueran a empezar a hacer yoga. Mi tía mencionó que posiblemente su difunto esposo le haya sido infiel múltiples ocasiones y antes de que los integrantes de la mesa hicieran algún comentario remató diciendo -yo fui la catedral mientras las otras fueron simples capilla- lo dijo con tanto orgullo como si hubiera dicho ¡soy mexicana! Un 15 de septiembre.
Los musulmanes de la India pueden tener varias esposas, todos conocemos a más de uno que quiere aplicarla en tierras mexicanas, las esposas terminan sabiendo hasta que se convierten en viudas y no saben a quién le debe pertenecer el muerto. La esposa del ex presidente Díaz Ordaz luchó con el escrutinio público, la amante de su marido, Doña Irma Serrano “La Tigresa”, con singular alegría le llevo a Lupita (la entonces primera dama) una melodiosa serenata, rematando el evento con una sonora cachetada hacia el mandatario que le costara la salud de uno de los ojos.
Pablo Picasso (pintor) le era infiel a su esposa con una modelo (no se vale decir que lo hacía para inspirarse), la conocida Gala que en más de una ocasión se la jugó chueco a Salvador Dalí, esa mujer se sentía fuertemente atraída por los hombres “interesante$”, y si vamos a parejas que se eran infieles mutuamente basta con voltear a ver nuestros billetes de quinientos pesos (o pedir uno prestado uno un momento) para ver un claro ejemplo de una pareja infiel: Frida Kahlo y Diego Rivera.
La lealtad y fidelidad son palabras que han perdido valor, en tiempos de cambios de gobierno vemos en distintas instituciones un sin número de movimientos. Sabemos que los cambios pueden ser buenos, pero ¿los trabajadores son fieles? No nos referimos a una persona, sino a los ideales. Vemos algunos brincando de un lado a otro tratando de sobrevivir o irse con “el compadre”, bien por aquellos que les va mejor pero… ¿la continuidad del trabajo? ¿su compromiso con la institución y la sociedad? Cuantos proyectos no se han quedado a medias o se han suprimido por ser de una administración anterior, la fidelidad no solamente se puede dar entre las personas sino también en compromisos, trabajos y compromisos.
La fidelidad no es cuestión solamente de alcoba, también de escritorio, de ideología. Cuantos artistas no hemos visto arrepentidos por no sentirse fiel a su trabajo. Andy Warhol en más de una ocasión prefirió no mostrar su trabajo por no sentirse leal consigo mismo. Pero esto lo podemos discutir con una taza de café.

“La fidelidad es el esfuerzo de un alma noble para igualarse a otra más grande que ella”. Johann W. Goethe


@SergioHArévalo

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana