Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Lunes, 02 Abril 2018 17:02

IN CRESCENDO

Valora este artículo
(0 votos)

 

EL PROTOCOLO DE UN CONCIERTO

Prometeo Murillo
¿No le ha pasado que, luego de un majestuoso movimiento, le arrebatan las ganas de aplaudir? Y lo hace, usted aplaude pues le parece que lo que acaba de escuchar es digno de reconocimiento y no, no puede esperar, algo dentro de usted se lo pide. Aplaude, y tras se desata el aplauso común y generalizado y, cuando todo parece ser una fiesta alguien, con toda autoridad y superioridad moral espeta un ¡ssssssh! que exige guardar silencio.


Es apenas el segundo de cuatro movimientos y algo ya anda mal. No es tiempo de aplaudir, alguien afirma categóricamente mientras la orquesta retoma el tercero. La batuta está arriba y usted, entre avergonzado y satisfecho, aun siente picazón en las manos y sin embargo siente que lo volvería a hacer.
En el aire están las notas y una gran duda: ¿Cuál es el protocolo de un concierto? ¿quién lo dicta? ¿cuál es la conducta habitual que deberíamos mostrar durante una presentación de una orquesta? Hagamos un recuento; un antes, durante y después de un concierto
PREVIO A UN CONCIERTO
La OFDC ofrece alrededor de 75 conciertos al año, entre conciertos de temporada, extra temporada, didácticos y de impacto. Pasar desapercibido de esta actividad es indicativo de que usted está muy distraído en asuntos menos estéticos, más cosméticos y seguramente banales. Quiérase más, vaya a un concierto.
Lo primero que le sucederá es el deseo de asistir. Sin éste, difícilmente usted necesitará saber cuál es la etiqueta de uno de los sucesos sociales más enriquecedores de la humanidad.
Oír esto es más común de lo que creen: “Ah sí, yo siempre he querido ir a un concierto de la Filarmónica, pero hasta ahora no he podido”. Dese prisa: ya lleva cuatro años de temporadas y no sabe de lo que se está perdiendo.
Elija uno, invite a un amigo, amiga, familiar, o de plano vaya solo. Busque el boleto en la preventa, puede encontrar agradables sorpresas. No espere al mero día a la mera hora para ir a formarse en apuros. Hasta la fecha, son contadísimas las veces que un concierto se cancela. Una cantidad que es poco representativa contra las grandes ventajas que le otorgará el comprar a tiempo su tiquete.
Entérese qué va a oír. Lea, aunque sea googleado sobre la obra que escuchará. Vincúlese a YouTube y escuche un cacho en la interpretación de las grandes orquestas. Entérese por las redes sociales de los high lights  del concierto: Quién dirige, quién es el solista invitado, cuál es el marco estético e histórico de la obra. Dónde se interpretará y qué es lo más relevante de escuchar.
Aunque no es obligatorio, entérese de cuál es el código de vestimenta. Habrá quienes nos gusta armonizar y asistiremos de formales a una gala, casuales a un concierto de temporada, cotidiano a un didáctico o un concierto al aire libre. Las presentaciones especiales pueden demandar código de vestimenta según el contexto. El día o la noche de un concierto es una fecha especial. Nos reunimos a celebrar la música. Sea un entusiasta participe de ello.

Continuará…


Prometeo Murillo es divulgador y promotor cultural; es gerente general en Orquesta Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza. Cursa estudios de Maestría en Promoción y Desarrollo Cultural en la UA de C.

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana