Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Martes, 06 Marzo 2018 09:53

IN CRESCENDO

Valora este artículo
(0 votos)

 

PORQUE SOY MEXICANO: LA CULTURA COMO EJE CENTRAL DE UNA VISIÓN GLOBAL

Prometeo Murillo
Aunque por muchos medios y motivos se ha tratado de desestimar y desmitificarles como los más importantes de esta industria a nivel mundial, Los Premios Oscar, que la Academy of Motion Picture Arts and Sciences (AMPAS) otorga cada año son -sencillamente- Wall Street de la Cinematografía y, la noche de su premiación, uno de los eventos más esperados y relevantes del año.

Premio de la Academia al Mérito, Los Oscares -como insisten en llamarles- son medio y mensaje: uno que restablece las nuevas tendencias ideológicas, estéticas y discursivas de lo que reste del año. Su poder de influencia rebasa, por mucho, el de otras industrias de las artes, la información y el entretenimiento, e incluso el de la política misma. Esta Academia, que camina sobre el bien y mal desde hace ya más de 90 años, ha encontrado su magnífico poder en una fórmula muy simple: ser siempre una industria diversa e incluyente.

Es por tanto que, la Entrega de la 90ª edición de los premios Oscar 2018. ocurrida pasado domingo 04 de marzo, toma un cierto dejo de revancha cultural, pues corona de manera contundente el genio creativo de los mexicanos y mexicanas de cara un presente globalizado. Un mundo que nos demanda, antes que todo, saber muy bien quiénes somos y de dónde venimos.

La proeza de Del Toro estriba más allá, incluso, de hacer una película implacable, ya que lejos de estar libre de política e intrigas, la Academia se enfrentaba a tener que premiar al tercer mexicano al hilo, el cuarto como mejor director en las últimas 5 ediciones, y una vez más, galardonar un proyecto liderado por un mexicano como mejor película del año. Súmele, la avasalladora presencia de Coco, la animación que, al igual que The shape of water, sencillamente solo venía a ganar.

Del Toro, como buen tapatío, nunca pierde. Y menos ahora, cuando todo mundo lo miraba ganar uno tras otro los galardones que la industria a nivel mundial otorga. Y ponían en él la esperanzadora posibilidad de alzar nuevamente la voz de México en los más altos estaños de influencia en los USA: Muro, dreamers, TLCAN, y un largo etcétera de porqués, se respondieron anoche bajo su consigna: ¿por qué? Por que soy mexicano

Ser mexicano significa serlo con todo lo que nuestra cultura conlleva. Y va mucho más allá de comer con picante incluso lo amargo o lo dulce. Ser mexicano significa, como lo ha demostrado el trinomio Cuarón-Iñárritu-Del Toro, pelear por tus sueños, estén dónde estén. Te tome el tiempo que tenga que tomar, y esté en el poder quién te toque. 

Lo mexicano, su cultura y tradiciones están in crescendo, y han pasado de ser una moda en la globalización, a imponerse como uno de los más simbólicos modelos multiculturalidad. El “porque soy mexicano” de Del Toro, es el Mexican way of life que muchos ya practican, enfrentándose a la contracorriente crítica, a lo hostil del medio, a las limitaciones económicas y por qué no decirlo, al otro lado de la moneda que hay en la manera de ser de los propios mexicanos. 

A fin de cuentas, a eso se refería Guillermo del Toro al responder a la pregunta de cómo podía, a la vez de ver el lado oscuro y surrealista de las cosas, ser una persona amorosa y amigable, en perfecto balance: “I’m a Mexican” fue su respuesta inmediata mientras se sujetaba los lentes y se encogía de hombros: un enigma que definitivamente, lo explica todo.

 

Prometeo Murillo es divulgador y promotor cultural; es gerente general en Orquesta Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza. Cursa estudios de Maestría en Promoción y Desarrollo Cultural en la UA de C.

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana