Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Miércoles, 21 Febrero 2018 09:05

IN CRESCENDO

Valora este artículo
(0 votos)

 

MUSICOCRACIA

Prometeo Murillo
Hago este paréntesis en la Agenda 21 para presentar esta urgente reflexión, derivada de una charla whastzappera (válganme el neologismo), en que le explicaba a una amiga cómo sucedió el pasado proceso de Audiciones 2018 en la Filarmónica del Desierto (OFDC) los pasados días 11 y 18 de febrero, en que buscamos integrar a las filas de esta orquesta, a músicos especialistas en Violín, Viola, Cello, Oboe y Clarinete.


Y es que el proceso de audición, aunque nunca deja satisfechos al 100% de los que participan, es parte de una regla que raya en tradición propia de estas organizaciones musicales. Un proceso que lejos de ser azaroso, es más bien una suerte de (válgame el término) musicocracia
A la cita acudieron decenas de músicos provenientes de todas partes de México y fuera de él, y aunque quisieras quedártelos a todos y hacer la orquesta más grande y diversa del mundo, el hecho es que no se puede. Solo vas por uno: el mejor del día.
Así es esta realidad. El o la mejor del día es quien que se queda. Luego de audicionar (válgame el verbo), con jueces “tras cortina” (a ciegas, sin verse las cara), con un orden bajo sorteo, con los mismos extractos musicales para ser presentados por los candidatos. Todo se define en los 20 minutos que como músico tienes para presentarte a ti mismo.
Como coordinador, soy el único (junto con la coordinadora de eventos) que se impregna de las historias detrás de la Audición. Historias simples pero emotivas, historias complejas, historias de amor a la música y de la necesidad de pertenecer a un proyecto orquestal que los haga ser parte de algo, musicalmente más grande.
El respeto que entre los candidatos se demuestran obliga a tratarlos con la misma condescendencia, ahí quien que llega es un maestro o maestra: maestro del instrumento, y aprendices permanentes de la música. Cuidado, aun el menos dotado de ellos tiene la capacidad de hablar este idioma universal. Esta bella versión de las matemáticas. Son portadores del legado de los grandes maestros a los seres del futuro.
Uno a uno, pasan en silencio a la sala y dan lo mejor de sí. Llegan hasta dónde pueden, con lo que tienen en el instrumento y el corazón. Las horas de viajar, los días de ensayo, las esperanzas invertidas, el dinero que utilizaron para estar acá. Todo por 20 minutos de una oportunidad: ser escuchados.
Aquí no manda más que la música. La musicocracia definirá quién es el mejor y se unirá a las filas de esta filarmónica.
El proceso es limpio, es colegiado, respetuoso. Al final uno se queda, los otros se van, a seguir el camino que la música les destine. A seguir trabajando en ella y por ella. Los ganadores, reciben dos recompensas, el empleo primero, y la oportunidad de seguir sirviendo a la música desde un atril, después. Y eso es un privilegio.

Prometeo Murillo es divulgador y promotor cultural; es gerente general en Orquesta Filarmónica del Desierto, Coahuila de Zaragoza. Cursa estudios de Maestría en Promoción y Desarrollo Cultural en la UA de C.

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana