Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site

  • Jesús Marín Fotografia
Viernes, 24 Marzo 2017 12:56

UNA TAZA Y DOS DE CULTURA

Valora este artículo
(0 votos)


Los homosexuales salvaron al mundo

Sergio Arévalo
Y es que siempre estuvieron allí, igual a todos. Desde siempre, los hombres gay han marcado tendencias en todo el espectro social. En corazón, cuerpo y alma la homosexualidad masculina ha dejado su huella y la ha extendido más allá del gueto. La sensibilidad gay, como quiera que se le defina si se acepta que tal cosa existe, ha tenido un enorme impacto, desde tiempos inmemoriales, en todas las culturas los homosexuales han estado presentes (aunque sea dentro de un closet).


El séptimo arte siempre dan de que hablar, y ahora es una de las empresas más poderosas e influyentes del mundo: Disney, quien fue tendencia en Perú con el hashtag #DisneyConMisHijosNoTeMetas donde los usuarios de diferentes redes sociales le han pedido a los padres de familia que no lleven a sus hijos a las salas de cine para ver la película “La Bella y la Bestia”.
Sin ánimos de “spoilear” aquellos que no hayan visto la nueva versión del clásico de Walt Disney en donde Emma Watson encarna a la protagonista y baila con un apuesta bestia que después se convierte en un apuesto príncipe, no como en casa que andamos con un príncipe y luego sale medio best… y les decía que esta película cuenta con breves momentos con un poco de toque homosexual.
Disney no busca como algunos dicen convertir a los niños en homosexuales ni mucho menos y posiblemente tampoco sea su intención que ellos se vuelvan tolerantes al tema, sino presentan en la pantalla grande un tema que posiblemente es sabido por muchos pero tocado por unos tantos y que su estudios de producción saben que es una realidad. Pero recordemos que la educación no está en la calle o en el cine, se encuentra en la casa.
La empresa del ratón con las orejas grandes durante muchos años fue criticado por como mostraba en sus películas a las mujeres como personas sumisas y hambrientas de tener lo más rápido posible a un príncipe encantador a su lado para estar en un castillo y ser feliz. Sin carrera profesional, maestría, mamá que le cuidara a los nietos, etcétera. Para después tal vez un poco tarde “adaptarse” a los nuevos tiempos y mostrar una serie de princesas que no por ser bellas dejaban tener carácter, decisión y no depender de un hombre. Una muestra que la empresa sabe que los tiempos están cambiando aunque las críticas de sectores religiosos y grupos “profamilia” no lo ven, como lo que en palabras de su director Bill Condon “es una cinta de inclusión” en caso de la película en cuestión.
El filme muestra en ciertos y realmente cortos momentos como LeFou amigo/asistente/incondicional de Gastón se muestra interesado en él no solamente como camarada, y este aparentemente sabiéndolo lo ignora, lo batea, lo manda a la “friendzone”. Después nos muestra a un aldeano que se encuentra feliz después de ser maquillado y vestido como mujer ¿no se trata de eso la vida? ¡De ser feliz!
La nueva versión de “La Bella y la Bestia” que ha recaudado más de 180 millones de dólares a nivel internacional pese que fue retirada de la mayoría de los cines en Kuwait y Rusia después de que los censores de estos países expresaran preocupación por su contenido, que incluye “el primer momento gay” de un personaje en una película de Disney.
La escritora Cathy Crimmins escribió el libro “Cómo los homosexuales salvaron al mundo”, un libro ameno y divertido que pretende documentar una realidad: los homosexuales siempre han existido, luchando por sus derechos y la ignorancia. La comunidad gay tiene mucho que hacer, y Disney ha dado un empujón, no la comunidad gay sino aquellos que por una u otra cosa no han querido poner el tema sobre la mesa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desarrollado por Netstream © 2018 La Otra Plana